•  |
  •  |

Ojo con las conductas repetidas de nuestros hijos, de nuestra pareja o de los amigos, porque estas podrían tratarse de una adicción, la cual si no es detectada a tiempo podría progresar paulatinamente sobre los cambios físicos o emocionales, al punto de atentar contra la salud misma.

“Pero, ¿qué es una adicción? Es todo aquello a lo que de una u otra forma el individuo se hace dependiente, es un problema que afecta directamente al cerebro, bajo órdenes estricta de repetir más de dos veces una misma acción”, dijo Josefina Murillo, experta en Psicología Clínica.

“Las adicciones por el alcohol, tabaco y drogas no permitidas, como la marihuana, cocaína, éxtasis etcétera, es uno de los puntos de alcance más alarmante dentro de las estadísticas y sociedades del mundo, sin embargo, las adicciones no se detienen ahí, sino que van más allá de lo no permitido”, refirió Murillo.

Según la experta en Psicología, la lista de las adicciones es bien extensa, y resalta que hay padres de familia que suelen hacer gracia de la conducta repetida de un miembro de la familia, sin prestarle la atención debida, que no se trata de un gusto simple, sino de un problema severo que podría ser irreversible.

“La adicción viene siendo una actitud, una emoción, un sentimiento que llega a ser parte de vos sin darte cuenta”, resaltó la psicóloga. Hay un sinnúmero de estímulos adictivos que abarcan los cinco sentidos del ser humano”, agregó.

¿Cuándo se vuelve un trastorno?

Esta se transforma en trastorno cuando ya la persona es dependiente a esta adicción, por ejemplo, en repetidas ocasiones escuchamos decir a nuestro alrededor, “necesito tomar café, si no se me pega un dolor de cabeza”, lo mismo con una bebida gaseosa, al punto que la persona si no ha tomado su dosis diaria de lo acostumbrado se “autoenferma”, explicó Murillo.

La adicción viene a ser dañina cuando el individuo ya no puede controlar el uso de eso que pasa a ser parte de su personalidad, de su sistema, porque si se trata de droga el sistema inmunológico se ve afectado, así la alegría de este sea totalmente ficticia.

Otro factor es cuando el bolsillo o parte económica se ve afectada, sin obviar, el alejamiento de nuestro entorno social, por esa conducta repetitiva que cansa a los demás sin que el implicado se entere, añadió.

La especialista advierte que los trastornos de las adicciones pueden trascender a la acción de matar, la que es causada por el deseo de saciar lo que nos gusta o el capricho, como por el desarrollo de una patología o un evento traumático.

“Una cosa son los gustos y otra cosa muy distinta es la adicción, lo cual es muy diferente entre adquirir algo por necesidad y otra porque nos morimos si no lo tenemos, así ya tengamos uno igual”, enfatizó la psicóloga.

Las adicciones no son del todo genéticas

“El ser humano es amplio en pensamientos y uno es lo que quiere ser, todas las personas somos 50% genética y 50% entorno”, subrayó la experta. Sin embargo, no siempre depende del entorno porque el hombre está predispuesto a cosas no permitidas, por la curiosidad misma.

Se puede decir que en el caso de niños las adicciones pueden desarrollarse por la carencia de afecto, falta de comunicación por parte de los padres o por venir de familias disfuncionales, pero es más fácil para los padres decir: “alguien es la ‘oveja negra’ de la familia”, puntualizó.

No se le puede achacar todo a la genética, se deben asumir las consecuencias de cómo educamos a nuestros hijos. Un niño a los tres años de edad ya analiza lo suficiente, pues no se debe obviar que estos son absorbentes totales del entorno.

Hoy día la Organización Mundial de la Salud ha declarado que las adicciones son un problema público del país que afecta a niños, adolescentes y adultos, una razón para que se incluyan los sistemas de alerta del significado de una adicción en las escuelas, así como sus causas y consecuencias.

Tipos de adicciones

Adicción al sexo

Adicción a los olores

Adicción a los sabores

Adicción a los colores

Adicción a una comida en específico

Adicciones a las personas

Adicción a ir de compra y no comprar nada

Adicción a una misma cosa de forma repetida o sin necesidad

Adicción a los videojuegos

Adicción a los juegos bruscos

Adicción a los medicamentos

Las Ciberadicción es otra muy común actualmente, etc.

 

Síntomas

Negación o autoengaño, cuya función es la de separar al adicto de la conciencia de cuáles son las consecuencias de la adicción en su vida.

Daño o deterioro progresivo de la calidad de vida de la persona debido a las consecuencias negativas de la práctica de la conducta adictiva.

Memoria eufórica de episodios del pasado, con el consiguiente olvido del sufrimiento o de las consecuencias negativas de la actividad adictiva. Esta es una de la causas de la dificultad de la rehabilitación y de las recaídas.

Distorsión del pensamiento, desvinculándose el adicto de la realidad de su enfermedad.

Obsesión o preocupación excesiva con respecto a las situaciones de uso, ya sea consumo de sustancias psicotrópicas o prácticas de conductas.

Parálisis emocional, producto de los cambios bioquímicos en el cerebro, además de las distorsiones psicoemocionales del proceso adictivo. Dificultad para identificar, manejar e interpretar los sentimientos, así como una actitud de intolerancia a algunas emociones, buscando el uso como una forma de anestesia emocional.

 

Fuente: cienciapopular.com

 

Créditos: Fuente Josefina Murillo, experta en Psicología Clínica de la Clínica Esparza y Vivian Pellas.