•  |
  •  |

Hace algunos días, una lectora envió un correo electrónico planteando lo siguiente: “Me realizaron una conobiopsia hace 2 años y 4 meses. Estoy embarazada y tengo siete meses y medio. Tengo 31 años y mi duda es que si puedo tener un parto natural. Este es mi primer bebé y he tenido dos embarazos anembrionarios.

En primer lugar, se debe aclarar que el cono-biopsia es un proceso diagnóstico o investigativo que se practica para investigar qué tipo de lesiones cérvico-uterinas presenta una paciente, según explicó el doctor Sergio Quiroz Briceño, especialista en ginecología.

“La conobiopsia se hace para investigar a una paciente cuyo Papanicolau haya salido alterado, bien por lesiones de pre-cáncer o por presencia de alguno de los Virus del Papiloma Humano. El procedimiento incluye que se realicen cortes en el cuello uterino, que pueden ser de tres a cinco, cuya medida promedio se aproxima a medio centímetro”, señaló.

El doctor Quiroz aclaró que los cortes no se hacen de forma arbitraria sino que son dirigidos mediante una tinción que puede ser con ácido tricloroacético o tinción de Lugol. Una vez aplicada cualquiera de estas sustancias, las células sanas preservan su color mientras que las afectadas son teñidas.

En cuanto al procedimiento dijo que utilizan un aparato que se llama colposcopio, el cual es una especie de telescopio. Asimismo, ilustró que los cortes se hacen con una pinza especial una vez que ya se tiñeron las áreas que están dañadas. El siguiente paso implica que las muestras obtenidas mediante los cortes sean enviadas a estudio donde un médico patólogo, quien verificará los hallazgos clínicos detectados en el Papanicolau previo, puesto que el hallazgo anormal de un PAP es el que lleva a la práctica de este examen.

“De hecho, todo hallazgo de Papanicolau alterado, sea por lesiones de pre-cáncer o por lesiones de Papiloma, deben ser confirmadas por conobiopsia”, refirió.

Finalmente, cuando el patólogo ha enviado el resultado de la conobiopsia el ginecólogo analiza si este ratifica o rectifica los hallazgos del PAP, así que si no se comprueba la presencia de lesiones eso significa que el PAP no concuerda con este diagnóstico que es más fiable.

En caso que sí sean confirmados los resultados del Papanicolau existen diversas alternativas para tratar las patologías encontradas, y estas pueden incluir un procedimiento con quemadura química en el cuello y lo que se conoce como cono terapéutico.

“El cono terapéutico es curativo y también se le llama asa diatérmica. A diferencia de la conobiopsia, para su realización se requiere el uso de anestesia porque consiste en extirpar una porción del cuello uterino, pero solo se hace en el área que está dañada, previa confirmación con conobiopsia”, prosiguió.

Embarazo tras conobiopsia

En cuanto a la viabilidad de un embarazo después de haberse practicado una conobiopsia, el doctor Alejandro Pérez Fabri, ginecobstetra, aseveró que la mujer puede tener hasta cuatro hijos sin problemas.

Por su lado, el doctor Quiroz afirmó que no hay ninguna prescripción negativa para el embarazo, sin embargo, señaló que el cuello uterino no se cura antes de seis meses.

“Se debe entender en la práctica que la mujer sí puede embarazarse después de un tiempo establecido de reposo, que va, aproximadamente, de seis meses a más, sobre todo si tras la conobiopsia se le realizó el cono terapéutico”, enfatizó el doctor Quiroz.

Además, hizo hincapié en que no basta solo el transcurso del tiempo para tomar la decisión de embarazarse, sino que la paciente tendrá que realizarse al menos tres Papanicolau para confirmar si están negativos todos los hallazgos que se hicieron con la conobiopsia.

¿Cesárea o no?

Referente a la principal inquietud que plantea nuestra lectora acerca de si su hijo tiene que nacer o no por cesárea, el doctor Pérez Fabri dijo que “es mandatorio que se realice una cesárea, porque durante el trabajo de parto pueden surgir complicaciones maternas”.

Entre esas complicaciones refiere que “se pueden presentar sangrado incontenible del cuello uterino y schock hipovolemico de la madre que produciría asfixia al bebé por nacer”.

También aclaró que “un parto puede lacerar las partes cicatrizadas tras el conobiopsia y por eso es preferible la vía cesárea”.

Otra de sus observaciones es que después del nacimiento se debe vacunar a la madre contra el Virus del Papiloma Humano, tres dosis a lo largo de seis meses.

Finalmente, el doctor Pérez Fabri dijo que tomando en cuenta que la mujer daría a luz por cesárea, esto no debe ser visto como malo porque en Costa Rica es común que una mujer tenga hasta cuatro cesáreas, siempre y cuando haya “buenas técnicas quirúrgicas y cuido en la dieta después del nacimiento”.

 

Tome nota

El doctor Sergio Quiroz, ginecólogo, atiende en su clínica ubicada de los semáforos de Shell Plaza El Sol, dos cuadras al sur. Teléfono: 88116216. El doctor Alejandro Pérez Fabri, ginecobstetra y Especialista en Fertilidad Humana, atiende en Clínica Saint Dominic y Clínica Finlay. Teléfonos: 2270-6273, 8626-1994.