•  |
  •  |

Estudio nutricional evidencia que los platos típicos se pueden mejorar con solo modificar su preparación.

Los platillos típicos forman parte de la dieta casi diaria en nuestro país y se pueden disfrutar a cualquier hora del día, pero ¿qué tan sanos son? La nutricionista costarricense Gloriana Arce, se dio a la tarea de analizarlos calóricamente y los resultados sorprenderán a muchos.

“La primera conclusión es que sí podemos disfrutar de estos platos si se consumen con moderación. Recuerde que todo cabe dentro de un plan de alimentación y que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas. Eso sí, descubrimos que la forma en la que son preparados hace que sean recetas con un alto contenido de grasa”, explica Arce. Cada uno de los hallazgos le permitirá a usted adecuar la receta para seguir su dieta usual, sin afectar su identidad nacional y mantener una buena salud.

Los sabores de nuestra tierra

El análisis de la doctora Arce contempló varias variables como los ingredientes, su preparación y las porciones que rinde la receta. Esto le permite a usted conocer el contenido calórico y los nutrientes que aporta cada plato. En este caso, se analizaron “gallopinto con huevos rancheros”, “vigorón” y “arroz con leche”. ¿Cómo salieron en esta evaluación? Comencemos con el desayuno que nos caracteriza.

“Si para preparar esta receta sustituimos la manteca por aceite vegetal o en aerosol mejoramos significativamente el aporte de grasa y por ende las calorías totales que aporta la receta”, resalta Arce.

Algo parecido ocurre al analizar el almuerzo. Las porciones de este plato juegan un papel trascendental para poder disfrutar con moderación.

En este caso, el “vigorón” contiene varios grupos nutricionales, lo cual es positivo. Pero hay más buenas noticias. Si se aumenta la cantidad de vegetales y legumbres, usted se sentirá más lleno y logrará alcanzar con mayor facilidad el equilibrio calórico.

¿Y qué pasa con las carnes? La respuesta no tiene por qué asustarle.

“Es cuestión de escoger cortes que tengan menos grasa y reducir las porciones, eso beneficia significativamente el balance de calorías.

Debemos entender que nada hacemos con satanizar cualquier alimento o bebida, lo importante es que cada persona logre un balance entre las calorías que come y las calorías que gasta”, menciona Arce.

Las dulces tentaciones

¿Por qué privarse del dulce de nuestros postres nacionales? Contemplemos el “arroz con leche”.

El secreto está en la porción que nos servimos, en porciones pequeñas podemos satisfacer nuestro paladar a diario.

Disfrute balanceadamente de las tradiciones culinarias de su país. A fin de cuentas, comer es un placer que si se disfruta con medida, solo beneficios le dará a su organismo.