•  |
  •  |

Médico Oriental (*)

 

Es terrible que te pongas una ropa que te encanta y todo el tiempo se marque con sudor que no solo será horrible mientras las horas pasan, sino que dejará un olor y una mancha difícil de lavar. Si este es tu caso, seguramente estás desesperado por conseguir una solución.

Aunque a veces te parezca incómodo y desagradable, el sudor es parte natural de un organismo saludable, ya que controla la temperatura y el líquido del cuerpo. Lo malo es el exceso de sudoración o hiperhidrosis, que puede perjudicar tu vida social y tus relaciones, y hasta causarte problemas emocionales. Si sudas demasiado, busca solución aquí.

Las personas con hiperhidrosis pueden sudar incluso cuando la temperatura está fresca o cuando están en reposo.

Algo natural, pero…

La sudoración ayuda al cuerpo a permanecer fresco y, en la mayoría de los casos, es perfectamente natural. Casi todas las personas sudan más en temperaturas cálidas, cuando hacen ejercicio o en respuesta a situaciones que las hacen poner nerviosas, furiosas, avergonzadas o temerosas.

Sin embargo, la sudoración excesiva ocurre sin que se presenten estos factores. Las personas que padecen hiperhidrosis parecen tener glándulas sudoríparas bastante activas.

¿Qué es el sudor?

El sudor es un líquido compuesto por agua, sales minerales y otras sustancias, producido por las glándulas sudoríparas que se encuentran situadas en el tejido subcutáneo, por debajo de la dermis. En algunas ocasiones también está formado por sustancias aromáticas, pues tras comer ajo o sardinas el sudor puede adquirir este olor.

¿Para qué sudamos?

Sudar es una necesidad fisiológica cuando hace calor. Los animales homeotermos, entre ellos, los humanos, mantenemos nuestra temperatura constante dentro de unos límites gracias al metabolismo y a la existencia de mecanismos termorreguladores que ajustan las fluctuaciones de calor y frío del organismo.

En este mecanismo participan el sistema nervioso, el aparato cardiovascular y el endocrino, y la sudoración juega un papel fundamental. Esta capacidad de mantener la temperatura constante es exclusiva de los mamíferos y de las aves.

El resto de animales son poiquilotermos, lo que significa que su capacidad de adaptar la temperatura corporal es muy reducida y están sujetos a las variaciones del ambiente. Precisamente esa capacidad de los mamíferos para mantener una temperatura constante constituye una gran ventaja adaptativa que les permite realizar una actividad normal, independientemente de la temperatura ambiental.

¿Y por qué a mí?

Si estás sudando demasiado, al punto de que trastorna tu vida, te pasa lo que al 3% de la población. Puede deberse a diferentes causas y en esta lista puede estar lo que está causando tu problema:

1 Hiperhidrosis primaria o focal:

Cuando la sudoración excesiva afecta las manos, los pies y las axilas. Afecta del 2 al 3% de la población. En la mayoría de los casos, no se puede encontrar la causa y es un padecimiento que parece darse en familias.

2 Hiperhidrosis secundaria:

Si la sudoración ocurre como resultado de otra afección médica y aquí la transpiración puede darse en todo el cuerpo o estar localizada en un área. Las afecciones que pueden causarla: acromegalia, ansiedad, cáncer, síndrome carcinoide, ciertos medicamentos y sustancias adictivas, trastornos de control de la glucosa, cardiopatía, hipertiroidismo, enfermedad pulmonar, menopausia, enfermedad de Parkinson, feocromocitoma, lesión de la médula espinal, accidente cerebrovascular, tuberculosis u otras.

Hay varias formas de controlar el exceso de sudor. Pon en práctica las siguientes recomendaciones:

 

• Utilice ropa de algodón, transpirable, y evite los tejidos sintéticos.

• Use calcetines y zapatos porosos, con buena transpiración, y cámbiese a menudo.

• Dúchese una o dos veces al día.

• Aféitese el vello axilar.

• Evite la ingesta de café, alcohol y especies picantes.

 

Use acupuntura

Dentro del mundo de las terapias alternativas, la acupuntura es una de las mejor consideradas en el mundo occidental.

La Organización Mundial de la Salud reconoce su eficacia para el tratamiento de numerosas enfermedades y dolencias y su probado efecto anestésico. Su reconocimiento llega hasta el punto de que es impartida en numerosas universidades europeas y americanas.

En Supera el Sudor, la acupuntura es una alternativa para tratar este problema porque ayuda a equilibrar nuestro organismo, su estado emocional, fisiológico y nuestros mecanismos termorreguladores.