•  |
  •  |

Con diversidad de detalles poco abordados y casi olvidados, el historiador Roberto Sánchez Ramírez expondrá hoy jueves cuatro de agosto en las instalaciones del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, INCH, el tema “Santo domingo y la religiosidad popular”.

Entre los detalles a desglosar en esta exposición se hará hincapié en que Santo Domingo no es el patrón de Managua, pues cuando se elevó Managua a ciudad en 1846, se puso en el decreto el nombre de Santiago, y desde entonces las principales festividades fueron la del apóstol Santiago y la de Candelaria, que tenían sus propias expresiones, incluso folclóricas.

Pero en el año 1885, según apuntó Sánchez, aparece dentro de un madero negro en Las Sierritas de Managua, una pequeña imagen encontrada por Vicente Aburto, y como los 20 cm de la imagen vestía un hábito de sacerdote, decidió junto con su esposa Cirila García, venir a Managua a la Iglesia de Veracruz ubicada donde es ahora el parque Rubén Darío. Entonces, según comentó el historiador, el párroco al ver el hábito dijo que se trataba de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden de los dominicos.

En palabras de Sánchez Ramírez, desde un inicio la pequeña imagen cobró mucha popularidad, sobre todo porque hubo un acuerdo para traerla todos los años a Managua del 1 al 10 de agosto y así celebrar su festividad que era el cuatro de ese mes. “Desde entonces surgen una cantidad de tradiciones que se van sumando e incorporando con nuevas expresiones folclóricas, bebidas, comidas, comenzando por la tradición de la roza del camino que se realizaba el domingo anterior a la venida del santo a Managua”, manifestó el conocedor.

Fue así que Santo Domingo se convirtió en el patrono de los managuas, aunque Santiago lo es oficialmente, siendo declarado de esta manera por la Iglesia Católica, “pero me parece que la Arquidiócesis de Managua debería de tomar en cuenta a Minguito y así respetarían una decisión del pueblo”, propuso Sánchez.

Las grandes contradicciones
Las festividades de Santo Domingo, según el especialista, ha sido de grandes contradicciones porque se ha mezclado el aspecto pagano con el religioso, “antes había mucha presencia de cantinas y prostíbulos alrededor del templo aquí en Managua”.

En 1961, en contra de la voluntad del Arzobispo de Managua monseñor González y Robleto, la población secuestró la imagen y la trajo en procesión a Managua. Hubo hasta excomulgados incluyendo a Lisímaco Chávez, quien surge en ese año como una de las figuras emblemáticas de estas celebraciones.

Según hace remembranza la fuente, la imagen fue secuestrada en varias ocasiones en 1963, y estuvo un buen tiempo sin que se conociera su paradero, nuevamente ese año el pueblo trajo la imagen a Managua. Otro hecho importante fue en 1973, cuando el régimen somocista después del terremoto de Managua el pueblo derribó la cerca de alambres de púas en el área de los escombros, y fue así que Santo Domingo hizo su tradicional recorrido.

Todo lo anterior, más otras expresiones relacionadas con las festividades de este santo serán expuestas hoy jueves a las 6 y 30 de la tarde en el INCH, aunque parte de esta exposición fue publicada en el libro “El recuerdo de Managua en la memoria de un poblano”.

En la velada se proyectarán fotos históricas, entre ellas de la Iglesia de la Veracruz, de las primeras capillas que hubo en las sierritas de Managua y en el barrio Santo Domingo.

Como algo muy especial estará presente la imagen de ‘El mosito’ con sus cargadores, una réplica de Santo Domingo que siempre anda en romerías. Como es tradicional, esta imagen será acompañada por una banda de filarmónicos, cohetes y toritos encuetados.

Además, participará una delegación de las sierritas encabezada por el padre Héctor Treminio y Luis Aburto, descendiente de don Vicente, así como la reina de las fiestas, la India Bonita y la India Chiquita. Estará don Mario Borge, uno de los feligreses que acompañaron al padre Pinedo, párroco de Santo Domingo en 1961, cuando surgió el conflicto con la Arquidiócesis de Managua.

Los invitados serán atendidos con la tradicional carne asada y gallopinto conocida como de El Gran Hotel, también relacionada con las festividades cuando su fundadora doña Juanita Martínez atendía en el viejo Malecón de Managua en 1950. El INCH ha hecho un gran esfuerzo por reunir a todos estos personajes históricos que hace 50 años se enfrentaron. Finalmente habrá una presentación de danza folclórica.