Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Indignados se encuentran los familiares de quien en vida fuera Diedrieck Adolfo Mena Amador, de 32 años, porque el juez Local Único de Teustepe, Boaco, declaró no culpable de la autoría de homicidio culposo al sacerdote Domingo Antonio Brenes Méndez, pese a que la Policía determinó que él fue el responsable del accidente ocurrido el 28 de diciembre de 2007.

“Declárase responsable del accidente de tránsito al ciudadano Domingo Antonio Brenes Méndez, conductor del vehículo Nissan, gris, sin número de placas. Ha violentado la Ley 431 en su artículo número 26, numeral 09, que a la letra dice: invasión de carril”, se lee en la resolución que la Policía de Boaco emitió el siete de enero de 2008, suscrita por el jefe de Seguridad de Tránsito de la zona, subcomisionado José Santos Cañas, la que según María Cecilia Flores Molina no fue tomada en cuenta en el juicio.

El accidente ocurrió en el kilómetro 58 de la Carretera Teustepe-La Concha, en Boaco, cuando la víctima iba conduciendo su moto Yamaha, placas CT0716, de oeste a este, de Managua a Juigalpa, en compañía de Celia María Guzmán, y alcanzó la camioneta que conducía Brenes, quien en ese momento iba en el mismo sentido.

El informe policial explica que Brenes aventajó la moto en una zona donde hay línea continua amarilla, y al realizar esa mala maniobra se encontró con la camioneta que conducía Augusto José Robleto, vehículo que sufre daños en la parte delantera izquierda porque fue impactado por la moto, que a su vez había sido chocada por el automotor que Brenes conducía.


Testigos confirman
La viuda explicó vía telefónica que durante el juicio oral y público que se celebró el lunes, mismo que terminó en horas de la noche, los testigos fueron claros en afirmar que el vehículo que conducía Brenes, que es propiedad de Cáritas de Nicaragua, invadió el carril.

El Ministerio Público presentó siete testigos, el croquis del accidente, la declaración del forense y otras pruebas para acreditar la culpabilidad del imputado, pero el juez afirmó que la Fiscalía no presentó suficientes elementos, afirmó Flores, quien anunció que la familia doliente apelará porque consideran que ese fallo no está ajustado a derecho.

El NUEVO DIARIO trató de ubicar a la fiscal Rosa Gutiérrez y al mismo juez para conocer sus consideraciones sobre el caso, pero la primera no respondió a su celular y en el caso del segundo no fue posible conseguir su número telefónico, porque en la guía de Enitel no hay registro del Juzgado Local Único de Teustepe y en el Tribunal de Apelaciones y Juzgado Penal de Adolescentes de Boaco nadie respondió.

“Aquí no hay justicia, leyes hay, justicia no, pero de la justicia divina nadie se escapa, sólo le pido a Dios que le dé larga vida (a Brenes Méndez) para que mire lo que es la justicia divina”, concluyó la viuda.

Mena murió instantáneamente, en tanto que Celia María Guzmán sólo sufrió lesiones. Al momento del accidente, las víctimas se dirigían a su hogar, tras comprar en Managua repuestos para celulares.

Doña Betty Amador denunció que el juez ni siquiera dejaba hablar a los testigos cuando éstos querían referirse al supuesto estado de ebriedad en que conducía el acusado el día del accidente, bajo el argumento de que ese hecho no estaba acreditado en el proceso, porque la Policía no le hizo la prueba de alcoholemia al señalado. Presuntamente no la hicieron porque no tenían medios.