•  |
  •  |

Dos obreros de la Planta Eléctrica Managua murieron calcinados a  consecuencia de una descarga eléctrica de 13 mil 800 voltios,  la mañana del domingo, cuando reparaban averías en el área de transformación.

Óscar Felipe Ordóñez Herrera, de 50 años, técnico de la Gerencia de Transmisión de Enatrel, quien falleció de manera instantánea  y Róger Duarte Bonilla de 43, técnico de Gas Natural Fenosa, que falleció debido a un paro cardiorrespiratorio al momento que era trasladado al Hospital Militar, son las víctimas del mortal accidente laboral.

A consecuencia de la poderosa explosión resultó con quemaduras de gravedad  Dirso Arbizú, de 30 años, quien logró bajar el interruptor de energía cuando se producía una tercera explosión a eso de las 10 de la mañana en uno de los transformadores que están en las afueras de donde ocurrió la tragedia..

Según trabajadores de la planta eléctrica, ubicada frente al Mercado Oriental, a eso de las 5 y 30 minutos  de la mañana se dio la primera explosión y las víctimas que eran especialistas en la materia se presentaron a reparar el daño.

“Los técnicos están a 30 centímetro de las barras eléctricas en el área de trans formación que se estaban reparando, cuando hubo una segunda explosión, que fue la que les causa la muerte a los compañeros”, dijo Domingo Cáceres, Gerente de Transmisión de Enatrel.

Llanto y dolor
Los familiares de Óscar Ordóñez llegaron uno a uno a las afueras de la Planta Managua, para comprobar el deceso de su pariente y al confirmar la tragedia rompieron en llanto pidiendo a los vigilantes que los dejaran entrar.

El mayor  temor de los familiares de Óscar Ordóñez Herrera es que doña Delia Herrera, madre de la víctima, pereciera al conocer de la muerte de su hijo, porque padece del corazón.

Al interior de la planta eléctrica sólo fue permitido el ingreso  de doña Delia Herrera  y de la ahora viuda, Magda Duarte de 40 años, con quien Ordóñez procreó dos niños, además deja en orfandad a otros dos hijos de su primera relación.

Ordóñez Herrera fue velado en la casa de su progenitora en el Barrio “Quinta Nina”, luego sus restos pasarán, la mañana de hoy, donde fue su casa de habitación en barrio “La Primavera”, para luego recibir una misa de cuerpo presente en la Iglesia Católica del mismo barrio y descansará en el Cementerio Oriental.