•  |
  •  |

Servicios de citas usa ADN
Una firma,  dedicada a encontrarle pareja a los solitarios de este mundo, utiliza su información genética para asegurar la compatibilidad. Da gusto ver que el descubrimiento biológico más asombroso y revolucionario de la historia se pone al servicio de la pavada. En este caso los honores los hace la firma Gmatch de Munich,  encargada de conseguirle pareja a la gente que no tiene tiempo o capacidad de encontrársela por sus propios medios. El servicio, que cuesta más de 200 dólares por sesión, utiliza muestras de saliva de los solicitantes y -según ellos mismos sostienen- esto les da una gran ventaja sobre sus competidores. La fundadora, Sarah Port, de 25 años, explicó -sin indicar en qué se basa para semejante afirmación- que “en segundos, cuando conocemos a alguien sabemos si nos atrae o no. Sin darnos cuenta, olemos a la persona y hay un intercambio químico de feromonas” donde se decide la cuestión de si nos gusta. Para los que hablan alemán el sitio Gmatch.org abre las puertas para escupir primero y vivir feliz para siempre después.

Aprenda inglés a los gritos

“Crazy English” es un insólito método para aprender inglés utilizado en China: consiste en reunirse en multitudes y gritar a los cuatro vientos. Según Li Yang, el creador de este programa de aprendizaje del idioma inglés, “al gritar fuerte se aprende” y para vencer la timidez y dominar la lengua uno tiene que atreverse a lanzar alaridos en público. Según su propio relato, Yang era desastroso en inglés y por más que se aplicaba en el colegio no lograba aprender nada. Un día notó que si decía sus líneas en voz alta lograba mejores resultados, así que llevó sus libros a un descampado y practicó a todo lo que le daba la voz. Y -según dice- sus avances fueron inmediatos y estudiando menos tiempo logró ponerse en la cima de su clase. Qué mejor para corroborar estas ideas que lanzarse y directamente tomar una de sus maravillosas lecciones. Una reflexión: quedarse afónico no lo ayudará a aprender, pero por lo menos garantiza que la gente no note lo bestia que es.

Un sitio de subastas para perturbados
La basura de unos es el tesoro de otros, así que por qué no subastar esas cosillas que andan dando vueltas y ganar unos pesitos. Una postal que retrata a una cabra dándole de mamar a un bebé (humano), una rana muerta que juega al golf, una cartera hecha de prepucios de toro... En fin, siempre hay alguien que sabe apreciar el valor de nuestros objetos más queridos. Disturbing Auctions reúne los artículos más bizarros, siniestros y originales que se pueden hallar en los remates de Internet. Es increíble que alguien pueda creer que va a vender productos como éstos. Y más increíble todavía: muchos lo logran. El hecho de que estos objetos existan invita a reflexionar sobre si el género humano merece existir. Sumérjase en la taciturna angustia del gorila que perdió todo en la bolsa de valores y desafíe a la naturaleza comprando la escultura de un monito rompiendo el cascarón (y los principios zoológicos) para salir del huevito que su madre empolló pacientemente.