•  |
  •  |

Marcos Ramírez Vargas, de 19 años, desapareció después de  ingresar a las aguas del balneario San Diego, en Villa El Carmen, San Rafael del Sur.


El muchacho llegó al lugar junto a 86 personas para presenciar un bautismo en el río del mismo nombre que la playa, pero tres jóvenes se fueron al mar y una corriente los arrastró. Dos se lograron salvar gracias al pescador Adán Chinchilla.
Adán Chinchilla confirmó que rescató a  Luz Marina Centeno y a Alexander Olivas, quienes fueron trasladados por miembros de la Cruz Roja al Centro de Salud de Villa El Carmen, y luego al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.


“Yo los vi cuando estaban caminando hacia el mar, me quedé de pie, porque sé que el mar es traicionero y más para quienes no lo conocen, cuando me percaté la muchacha ya había sido arrastrada, me metí y la saqué,  después fui por el  otro, pero ya no pude más”, relató el pescador.


Imprudencia mortal

El pastor Javier Soza, de la Iglesia Ministerio Génesis, llegó junto a su colega David Aráuz, de la Iglesia Asambleas de Dios.


Las dos iglesias están ubicadas en el barrio Villa Reconciliación, en Managua, pero se trasladaron a la playa San Diego para bautizar a 12 miembros.
Uno de los evangélicos declaró que la idea era ir al río a realizar los bautismos, pero los muchachos cometieron la imprudencia de seguir hasta el mar,  y la corriente se los llevó.


Miembros de Cruz Roja declararon que es posible que el cuerpo del muchacho desaparecido aparezca  hoy a primera hora, porque ayer no lo hallaron.