•  |
  •  |

Un anciano de 73 años que se ganaba la vida como vigilante en un centro evangélico, fue encontrado en medio de un charco de sangre a eso de las cuatro de la mañana de ayer,  en el barrio “René Polanco”, de Managua.

Carlos Santos Rodríguez Silva falleció a causa de  úlcera gástrica y  várices estomacales, enfermedades que le aquejaban desde hace tiempo y por las cuales estuvo internado en el Hospital “Roberto Calderón”, pero siempre se resistió a que lo trataran, por amor al trabajo y necesidad económica.

“Él tenía como dos años de trabajar aquí, entraba en la tarde y salía en la mañana, hace como dos meses se nos puso igual: vomitó la sangre, pero lo llevamos a la clínica del centro, estuvo de reposo y decía que se sentía igual e insistió en seguir trabajando”, dijo Catalina Mena, miembro de la Iglesia de Cristo, para la cual trabajaba el anciano.

“Nosotros le decíamos que ya descansara, que entre sus tres hijos le íbamos a dar para lo que necesitara, pero él siempre decía que no era lo mismo manejar sus realitos a depender de los otros”, manifestó resignada la hija,  Marling Rodríguez, de 37 años.

Rodríguez Silva tenía cuatro años de haber enviudado. Su cuerpo será velado donde fue su casa de habitación,  situada en el barrio “Enrique Lorente”, y descansará en el cementerio Milagros de Dios.