Lizbeth García
  • |
  • |
  • END
Perdona a marido verdugo en El Día de la Mujer
Ni siquiera había arrancado la audiencia preliminar que da comienzo al juicio oral y público cuando María del Rosario Altamirano, de 29 años, estaba perdonando y llevándole comida a su maridito, Pedro José Molina, de 24 años, quien según la misma denuncia que ella presentó en la Policía, la golpeó y la arrastró del pelo por las calles de Pochocuape, hace un año, el ocho de marzo, el propio Día Internacional de la Mujer. El fiscal Manuel Canelo señaló que aunque la víctima diga que “ya no quiere nada” para su marido, el delito es perseguible de oficio. Según la acusación que la Fiscalía presentó en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias, el acusado llegó ebrio a las dos de la mañana a su casa, el ocho de marzo de 2007, golpeó, su mujer preguntó quién era y él le habría contestado: “es otro chivo el que esperás…Sacalo debajo de la cama”. Luego habría entrado violentamente a la vivienda para darle puñetazos a su mujer en el pecho y la dama cayó sobre una mesa, ella se armó de un cuchillo para defenderse, después él la desarmó y le colocó el filo en el cuello, intentó herirla, forcejearon, la hirió en el pulgar de una de las manos, Molina probó la sangre y dijo: “qué dulce, pero en la próxima te vuelo la cabeza”. Después supuestamente la mandó a buscar comida donde su abuela, al ver que no regresaba, la fue a buscar, la encontró en la calle, la tomó del pelo, la arrastró, la golpeó en la cara tirándola al suelo, donde la habría atacado a puntapiés. Producto de la violencia, la dama resultó con lesiones, hematomas y hemorragia subconjuntiva en el ojo izquierdo, pero además estaba alterada emocionalmente al punto de sentirse deprimida, indefensa, avergonzada, adolorida y con la firme idea de morir, pero ayer la dama aparentemente ya se sentía bien.

“Los Zancudos” salieron de su encierro
Tras doce días en prisión, Michael Rodrigo Samorio Anderson. de 22 años, Óscar Francisco Acevedo Merlo, de 19, Larry Rafael Fernández Mayorga, de 27, y Gustavo Adolfo Sánchez, salieron libres después de pagar una fianza de diez mil córdobas. Todos ellos están acusados por la supuesta coautoría de robo con intimidación en perjuicio de la Universidad Martín Lucero, representada por el rector José Moisés Rojas, y la cajera Daisy Pérez Ocampo, delito por el que deberán enfrentar juicio oral y público tres de ellos, porque en el caso del cuarto acusado, Larry Fernández, quien supuestamente conducía el vehículo donde huyeron los asaltantes, no habían suficientes elementos de prueba para incriminarlo, por lo que la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, le otorgó cinco días al Ministerio Público para que busque más pruebas, de lo contrario archivará la causa. Los hechos acusados ocurrieron el 19 de febrero, cuando los imputados llegaron a la universidad, ubicada en Carretera Vieja a León, a bordo de un carro verde, sin placas, y entraron por el portón principal, averiguaron la ubicación del guarda de turno, llegaron al área de caja, encontraron a la cajera, le apuntaron con un arma y le gritaron: “No grités, que esto es un asalto”, mientras dos de los cuatro presuntos asaltantes tomaban el dinero de caja para darse a la fuga.