•  |
  •  |

Lo que parecía ser una mañana amena para cuatro sujetos se convirtió en desgracia, porque uno de ellos falleció, aparentemente víctima de un infarto, pero sus amigos,  con quienes compartió la mesa de tragos,  lo dejaron abandonado en  medio del camino de tierra en la comarca Los Sábalos, ubicada del Matadero Carnic, 300 metros al norte.

Aparentemente, los amigos venían de darse un “chapuzón” en la presa que existe en la localidad, al momento del fallecimiento.

Los vecinos de la zona avisaron a la Policía del Distrito VI al ver el cuerpo inerte de un sujeto identificado únicamente como “Alonso”, quien tenía unos  50 ó 55 años.

“Yo miré pasar primero a los cuatro borrachitos y después venían arrastrando al otro, pero como no lo aguantaron,  lo dejaron tirado. Como aquí pasan muchos cabezales,  yo lo fui a levantar y lo puse a la orilla del camino, todavía me dijo el señor: “¿Y usted quién es?, soy un amigo-le dije-,  “gracias” me respondió. De repente se levantó y se regresó y volvió a caer en medio de la calle, fue cuando los furgoneros lo movieron y lo volvieron a poner a la orilla del camino, para que ningún carro le pasara encima”, declaró José Murillo Morales, testigo y vecino del lugar.

Celebración perpetua  
Omar Mairena,  uno de los curiosos que llegó al lugar,  aseguró conocer al fallecido: “es Alonso, un vecino que juega béisbol, la volvió a “romper”, porque su equipo ganó dos veces el campeonato y todavía andaba celebrando, pobrecito”, dijo.

En la revisión superficial que hicieron los peritos investigadores, no encontraron indicios de que haya habido  mano criminal.

“El cuerpo del ciudadano no presenta huellas de violencia, pero serán los médicos forenses, quienes determinen  la causa directa de su muerte, aunque presumimos que es muerte natural, ya sea por un infarto o bien por alcoholismo.

Buscamos algún documento de identidad, pero no portaba, unos dicen que vive en Unidad de Propósito,  otros dicen que en el “Germán Pomares”, pero las investigaciones lo determinarán”, dijo el comisionado mayor Pablo Emilio Ávalos, jefe del Distrito VI de Policía.