•   JINOTEGA  |
  •  |
  •  |

Agentes de la Dirección de Investigaciones de la Policía Nacional de Jinotega resolvieron el homicidio de una mujer ocurrido el martes por la noche.

Las pesquisas  iniciadas el día del hallazgo del cadáver de Yelka Marisela Quintero López, de 23 años, el miércoles por la mañana en el basurero municipal, ubicado en el kilómetro 138 y medio de la carretera Guayacán-Jinotega, han finalizado con la detención de Bismarck Antonio Jarquín Herrera, de 32 años, y con la incautación del arma.

La escena del crimen no fue el vertedero
La comisionada Marcia Méndez Pérez, segunda jefa de la Delegación Policial de Jinotega, informó la tarde de ayer viernes que el presunto autor fue detenido el jueves, cuando en estado de ebriedad se dirigía de Jinotega a la comunidad de San Gabriel a bordo de una motocicleta.

“Durante el allanamiento a su vivienda,  localizada en la comarca Cerro de Agua, encontramos la escopeta que utilizó para darle muerte, un revólver, y la camioneta con la que trasladó a la joven donde fue encontrada muerta”, dijo la jefa policial.
Mediante las investigaciones, la Policía  descubrió que la escopeta es propiedad del padre de Jarquín.

La joven presentaba un orificio de entrada en el oído derecho y de salida en el occipital izquierdo. En el trayecto,  el proyectil  destruyó  totalmente  la masa encefálica.

Según la Policía, al entrevistar a los  vecinos del basurero,  estos aseguraron que la noche anterior escucharon una detonación en el lugar, y vieron una camioneta  blanca.

También en las entrevistas la Policía estableció que la víctima fue vista en compañía de Jarquín en una camioneta Toyota de una cabina, placas T-54-87, que a las 7:30 de la noche estuvo en la  gasolinera Esso Central, y luego la víctima y el victimario fueron vistos juntos en el cajero de Banpro.
 
Niega
Por su parte, el investigado declaró a los medios de comunicación no tenía que ver en el crimen, porque no tenía motivos para hacerlo.

“Hasta el momento no puedo decir nada,  porque no la he asesinado, la conocí hace poco y la invité a comer, después estuvimos en otro lugar y la dejé por la Alcaldía, yo  soy una persona dedicada a la agricultura. No tengo antecedentes, soy trabajador”, alegó.

La Policía aseguró que el arma que le ocuparon al sospechoso coincide con las características de la que usaron en el crimen. La familia pidió castigo para el culpable.