•  |
  •  |

El niño Franklin Noel Zamora, de un año y medio de edad, abrió sus ojos la mañana de ayer, día en que el líder de una secta religiosa norteamericana, Harold Camping, anunció el fin del mundo, pero no logró ver llegar la noche, ya que en circunstancias no claras falleció en su casa de habitación, ubicada en la comarca Cristo Rey, del municipio de Tipitapa.

La madre del niño, Nely Zamora, de 23 años, relató que ella no se encontraba en su vivienda ya que el viernes fue a la casa de su expareja y padre de sus hijos, quien vive en uno de los barrios céntricos de Tipitapa, para pedirle el dinero para la manutención de los infantes. En la casa sólo había quedado el abuelo del niño, don Pedro José Zamora, de 54 años, y una tía del menor.

Según Zamora, don Pedro le contó la mañana de ayer que el niño había muerto y no se explicaba las razones del deceso. “Mi papá me dijo que a eso de las cuatro de la madrugada mi hijo se cayó de la cama, a una altura como de medio metro, y que él lo recogió. Después como a las cinco de la madrugada el niño se volvió a levantar, pero con una sofocación como que le agarraba escalofríos y hasta se le volteaban los ojitos”, aseveró.

Policía investiga
El abuelo del niño le dio de comer, pero a las nueve de la mañana su cuerpo convulsionó y expiró cuando estaba sentado en una silla. “Revisamos el cuerpo de mi hijo y no tiene ningún golpe, no sabemos de qué falleció”, dijo la mamá.    
Ella ahora queda con dos hijos, uno de cuatro años y el otro de cinco meses.

Oficiales de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia de la Policía de Tipitapa se presentaron a la vivienda del menor para realizar las investigaciones correspondientes. Zamora fue llevada a la delegación policial para ser interrogada.

La Policía señaló que no trasladarían el cuerpo del infante al Instituto de Medicina Legal.