•  |
  •  |

Familiares de Ángel Antonio Rivera Delgado, de 46 años, consideran que este fue asesinado por un grupo de sicarios que llegaron a su casa de habitación la noche del sábado, con el único objetivo de matarlo, ya que luego de cometer el hecho se dieron a la fuga, sin dañar a otras personas que estaban en el inmueble y sin llevarse alguna pertenencia de valor.

Un familiar de Rivera Delgado, quien solicitó al anonimato por temor a futuras represalias, relató que a las 11:20 de la noche se presentaron a dicha vivienda del barrio Divino Niño, cinco sujetos armados de pistolas en un vehículo y en una moto de características desconocidas. Tres de ellos patearon la puerta e ingresaron por la fuerza para dar muerte a su víctima.

“Creemos que fueron sicarios quienes lo mataron. Por la forma en que actuaron se nota que ya lo conocían y que lo tenían estudiado, puesto que uno de ellos entró, y a pesar de que estaba oscuro y no encendieron las luces de la casa, se dirigió directamente hasta donde estaba acostado Rivera. Le dieron dos balazos en el pecho, y cuando aun con fuerzas la víctima intentó huir, le dispararon dos veces más, esta vez en la espalda”, aseveró la fuente.

No se llevaron nada
Lo que le llama la atención a la familia doliente es que los maleantes encañonaron a la pareja de la víctima, una joven de unos 24 años, y a un sobrino de este, pero no les hicieron nada. También ven sospechoso que a pesar de que el fallecido poseía una caja fuerte donde había entre 80 mil y 100 mil córdobas, y otras pertenencias, no se llevaran nada de valor. Rivera era dueño de una pequeña pulpería y de una bloquera.

“No sabemos si él tenía problemas con alguna persona, pero hace como un mes pasaron tirando balas a su casa”, dijo la fuente. La Policía del Distrito Cinco se presentó al lugar a realizar las investigaciones del caso, pero hasta ayer no habían detenido a ninguna persona.

¿Ladrón se autodispara?
En otro caso, la tarde de ayer en las inmediaciones de la rotonda de residencial Jardines de Veracruz, un supuesto delincuente, hasta este momento sin identificar, perdió la vida al detonarse accidentalmente un proyectil del arma que portaba. Según vecinos del lugar, el hombre circulaba junto a otro a bordo de una moto, y cuando observaron a una posible víctima, una joven que andaba una cámara fotográfica, el sujeto bajó de la moto e intentó cometer el robo, pero la posible víctima corrió. Al no lograr su objetivo, regresó a la moto, y cuando intentó subirse el arma de fuego que portaba se disparó, hiriéndolo mortalmente.

El hombre quedó tendido en el pavimento mientras su compinche se dio a la fuga.