•  |
  •  |

Miembros de la Dirección General de Bomberos y Policía Nacional llegaron hasta la propiedad de Rubén Alemán, de 67 años, ubicada de la comarca Los Castro, tres kilómetros al oeste, en Ciudad Sandino, para rescatar un cadáver que estaba dentro de un pozo de 43 varas de profundidad. Después de varias horas de arduo trabajo,  uno de los bomberos salió del fondo del pozo y anunció que sí había restos, pero no eran humanos, sino de un perro muerto. Jairo Alemán, de 30 años, explicó que sintió el hedor y avisó a la Policía, pensando que se trataba de una persona, porque  la propiedad tiene 53 manzanas, no la puede cuidar toda y cabía la posibilidad de que alguien hubiese llegado a tirar a un cristiano. LISANDRO ROQUE/END