•  |
  •  |

MACUELIZO, NUEVA SEGOVIA

La mujer  encontrada el lunes último en el cauce de la quebrada Los Chilamates, en la comarca Siquia, fue asesinada. Así lo confirmó este viernes el subcomisionado Rigoberto Blandón, jefe policial del municipio.
La victima respondía al nombre de Ana Elizabeth Díaz Mejía, de 19 años, habitante del barrio “José Santos Duarte” de la ciudad de Ocotal, la que presuntamente fue asesinada por su cliente, Tulio González Pineda, de 37 años.
La Policía conoció que la joven era una trabajadora sexual que se encontró con su victimario en uno de los negocios “tragamonedas” de la cabecera departamental, donde, según confesión del mismo autor, se tomaron 3 cervezas cada uno y al río se llevaron 6.

Escogió un paisaje que le daba impunidad
El sujeto la llevó en una motocicleta roja a Aguas Calientes, sitio ubicado  a unos 14 kilómetros al oeste de  Macuelizo,  y de aquí pasaron a la playa de La Quebrada, donde se  bañaron y tomaron cervezas.
Después tuvieron  sexo y cuando todo había terminado, ella le cobró 500 córdobas y él sólo le ofreció 200, por lo que se  armó un altercado, momento en el que  él tomó una piedra redonda y se la impactó en la cabeza a la dama, específicamente  en el occipital.
Después de golpearla, el cuerpo de la mujer quedó inmóvil, entonces fue cuando el hombre  decidió lanzarlo al cauce de la quebrada. Ésta terrible  escena ocurrió  a eso de la 01:00 p.m. del viernes 20 de mayo.

Segundo crimen en su cuenta
Durante la reconstrucción de la escena del crimen, González Pineda confesó a los investigadores policiales dónde había ocultado las prendas de vestir y la cédula de identidad de la muchacha. Ella andaba vestida con una blusa blanca y un pantalón azulón descolorido,  y calzaba unos zapatos negros con blanco, estilo deportivo.
El supuesto autor de este feminicidio fue capturado ayer  viernes en la comarca Los Nubarrones, frontera con Honduras, jurisdicción de Jalapa,  y será remitido al Ministerio Público por la autoría del  delito de homicidio.
La Fiscalía no  descarta la posibilidad de cambiar la tipificación del delito a asesinato  si encuentra otras circunstancias agravantes. Además, según la Policía, el sospechoso  ya tiene un antecedente por un  homicidio con víctima masculina.