•  |
  •  |

La Policía Nacional detuvo un furgón Guatemalteco en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, Rivas, el cual trasladaba 40 paquetes de cocaína escondidos en tres caletas del cabezal y un parlante móvil, del que intentaron deshacerse los dos implicados de origen chapín, quienes fueron detectados por el nerviosismo que mostraron al pasar el punto de control.

Los guatemaltecos fueron identificados como Héctor Geovanni Revolorio Ramos, de 31 años, y su cuñado Eddy Orlando Sandoval Samalloa, de 24, quienes venían provenientes de Costa Rica e iba rumbo a Guatemala, en el vehículo pesado placas TC047BPX y el cabezal con placas C0255BLM.

La inspección se hizo a las 8:35 p.m del pasado viernes en el interior de la cabina del cabezal las autoridades nicaragüenses encontraron tres caletas, en la parte frontal había seis paquetes de cocaína, y en la parte izquierda cuatro paquetes.

La última caleta estaba al lado derecho y tenía cinco paquetes, todos tenían como sello distintivo una llave en la envoltura. Esta droga dio un peso inicial de 22 mil 976.5 gramos y un peso final después de la prueba de campo de 22 mil 944.7 gramos.

Intentaron descargarse
En el furgón no encontraron nada, pero de acuerdo con el comisionado mayor Fernando Borge, Jefe de Divulgación de Prensa de la Policía Nacional les informaron que la noche anterior, uno de los detenidos se había deshecho de un artículo detrás de unos matorrales ubicados en la parte posterior del parqueo del puesto fronterizo.

“Se realizó la inspección en el lugar y se encuentra un parlante móvil cuadrado y al revisarlo se hallaron 25 paquetes más con los sellos y características similares a los primeros decomisados”, aseguró.

El peso final de esta última droga fue de 34 mil 486. 4 gramos. El camión trasladaba como fachada tapas para botellas de gaseosas.