•  |
  •  |

El camino para que Gregorio Pastrana, de 32  años, cumpla su promesa de casarse con una adolescente de 14, quedó allanado,  porque la supuesta víctima de la violación y su mamá pidieron “casorio” en vez de juicio.

Esta situación irregular obligó al juez Cuarto Distrito Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, a clausurar el proceso de manera anticipada y ordenar la libertad del acusado.

Días antes de la vista oral y pública,  la mamá de la joven presuntamente mancillada presentó un escrito expresando que desistía de la acusación contra Pastrana.

“Desisto de la acción penal y pido se gire oficio al Sistema Penitenciario Nacional, SPN, ordenando que se permita la celebración del matrimonio civil”, dice la solicitud  firmada por la  madre de la “violada”.

Desmienten a “alcahueta”
Al comparecer como testigo, la mamá de la jovencita le dijo a la fiscal  Martha Carolina Ruiz  que ella no denunció a  Pastrana, sin embargo, la oficial que investigó los hechos aseguró que la Policía  tuvo  conocimiento de la supuesta violación por la denuncia de la madre.
No obstante,  madre e  hija  se empecinaron en afirmar ante el juez  que quien mancilló a esta última fue un sujeto de  nombre “Nelson”,  quien supuestamente se marchó para Costa Rica.

Al ver cómo madre e hija se burlaban de la justicia, el juez Solís  les advirtió que podría mandarlas presas y le exigió a la primera que le  explicara las razones que tuvo para pedir  que se autorizara el casamiento entre su hija y el supuesto violador.

“Miedo” al que dirán
La mujer muy  nerviosa respondió que lo hizo para evitar “el que dirán“ de los otros “huéspedes” del albergue donde supuestamente ocurrió el delito sexual.

Desde el invierno de 2010, en Managua  permanecen abiertos 15 albergues con 5, 200 damnificados.

Desde la apertura de esos albergues se han reportado tres delitos sexuales ocurridos ahí, pero solo uno de los autores está condenado.

El primer hecho aconteció en un albergue ubicado en el Distrito Cinco,  donde un hombre abusó de una recién nacida,  delito por el cual fue declarado culpable.

El segundo hecho ocurrió en un refugio localizado en el Distrito Cuatro de la capital, donde una mujer fue acusada de prostituir a su menor hija de 14 años, pero al final la dama  fue absuelta por falta de pruebas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus