•  |
  •  |

Dos salvadoreños están vinculados con el deceso de Ivania Guadalupe Flores Castañeda, de 34 años, alias “La Flaca”, quien expiró dentro del hospedaje “Caminos del Señor”,  ubicado en el distrito seis de la capital, la tarde del domingo.

Los sospechosos son  el conductor y el ayudante de un furgón, vehículo que dejaron abandonado en La Subasta, Managua.

El ayudante fue identificado como Jairo Hernán Guevara Álvarez, de 20 años, habitante de La Libertad, El Salvador,  quien  fue la persona que entró al hospedaje con Flores Castañeda, supuesta trabajadora sexual, según la Policía.

“Nuestras investigaciones están dirigidas tanto al conductor como al ayudante, por el hecho de haber dejado abandonado el furgón.  Si ellos nada tienen que ver con el homicidio,  ¿por qué huyen? El vigilante del local y otras trabajadoras sexuales señalan que fue el ayudante (Guevara Álvarez) el que entró con la joven al hospedaje y no lo vieron salir, porque éste se tiró la tapia del lugar y no ha sido capturado”, declaró el comisionado mayor Pablo Emilio Ávalos a un medio radial.

¿Por 20 dólares?
Según las investigaciones policiales, la discusión entre la pareja se debió a que Flores Castañeda se le quería ir “arriba” a su cliente con 20 dólares, lo que al parecer despertó la furia de Guevara Álvarez, quien supuestamente la golpeó hasta dejarla sin vida.

“El cuerpo de la joven fue encontrado desnudo sobre la cama,  la cabeza estaba colgada, sangraba por la nariz y la boca. Además presentaba lesiones en el pómulo izquierdo,  como de un mordisco, hay suficientes signos de violencia, pero será el dictamen de medicina legal el que determinará la causa directa del deceso de la joven”, refirió Ávalos.

Hay una testigo
Aunque preliminarmente se decía que el investigado era un taxista, eso quedó descartado según el comisionado mayor, porque el obrero del volante únicamente trasladó a la pareja al hospedaje, que antes era una bloquera y parqueo de camiones en el sector de El Mayoreo.

Los uniformados tienen como testigo a Marling del Carmen Núñez, la trabajadora sexual que supuestamente iba a atender a Guevara Álvarez, pero como  tenía  “recarga de trabajo” decidió darle el cliente a su amiga, quien  se mantenía en el sector de Bello Horizonte.

Aparentemente Flores Castañeda es originaria de Las Canoas, Tipitapa, donde deja a dos hijos en la orfandad. Sus familiares no quisieron hablar sobre las circunstancias de su deceso.