•  |
  •  |

Ante las pruebas presentadas en el primer día de juicio, un hombre que está acusado por violación agravada en perjuicio de un niño que era monaguillo, dijo por medio de su abogado que quería admitir los hechos, pero a cambio de una pena atenuada de ocho años de prisión.

La vista se suspendió, pero se supo que el niño de once años les dijo a sus padres “Jimmy me violó”, cuando les confesó por qué no quería volver a la iglesia.

La persona a la que hizo referencia el menor es Jimmy Fariñas,  quien era el secretario y guía espiritual de los monaguillos de una parroquia  ubicada en la periferia norte de Managua.

El forense Milton Sirias confirmó que al examinar al niño la mañana del 22 de octubre del año pasado, descubrió que sufrió una penetración violenta que le causó una fisura o herida en la región perianal. Además,  estaba deprimido.

El papá del niño presuntamente violado también reveló que dos personas desconocidas, --una joven y una adulta--,  han llegado al colegio y a su casa en busca de su hijo.

Además denunció que el vigilante de la parroquia obstaculizó las investigaciones, porque  en varias ocasiones no permitió que la Policía hiciera la inspección ocular.

Esta versión fue corroborada por una investigadora,  quien dijo que hasta la tercera vez que llegaron les permitieron el ingreso. Las declaraciones continuarán en los próximos días.