•  |
  •  |

Un joven de 16 años falleció de tres estocadas a manos de tres adolescentes, dos de los cuales vestían uniforme escolar.

El crimen ocurrió la tarde de ayer en el Reparto “René Schick”, a una cuadra de la subdelegación del Distrito V de Policía.

La víctima fue identificada como  Jordán Ángel Zamora Gutiérrez, quien al momento de ser atacado por los “estudiantes”,  venía del Consejo Supremo Electoral, CSE, de traer la colilla para su cédula de identidad.
El hecho se dio a eso de 3:30 de la tarde, en la parada de “La Cruz”, ubicada en la entrada al barrio “Francisco Salazar”, a cuadra y media de donde habitaba Zamora  Gutiérrez, quien permaneció 20 minutos tirado en el suelo, porque según sus familiares, ningún taxi quería trasladarlo al Hospital “Roberto Calderón”.

“Al momento del incidente, los primos de la víctima venían de clases, y al ver la bulla se fueron a asomar, pero su susto fue saber que quien estaba tirado era Jordán, pidieron ayuda a los conductores de los vehículos particulares,  porque los taxis se rehusaban a trasladarlo a un hospital, por cuenta pensaron que era un chavalo vago, pero no, estudiaba el tercer año de secundaria los sábados, y durante la semana le ayudaba a sus padres en una ferretería que tienen en el Mercado Oriental”, manifestó Yessenia Zamora, de 27 años, tía del fallecido.

 

¿Venían dentro del bus?
Según testigos del hecho, los tres “estudiantes” venían en un bus  de la ruta 109, y cuando Zamora Gutiérrez descendió, también lo hicieron sus atacantes, quienes se abalanzaron sobre él.

“No sabemos si la víctima había discutido con los  chavalos dentro del bus, solo miré cuando lo agarraron por la espalda y le dieron varias estocadas, una de ellas directo al corazón, la que pudo haberle causado la muerte”, manifestó una pobladora, quien solicitó el anonimato para evitar represalias de los atacantes.

“Dice la gente que uno de los atacantes fue “El Pollón”, un tipo drogadicto del barrio “René Polanco”, que cuando anda drogado confunde a la gente, y así se ha llevado varios muertos. Ahora fue mi pobre sobrino, que no se metía con nadie, era un hijo de dominio”, dijo María Félix Zamora, de 42 años, mientras consolaba a la progenitora de Zamora Gutiérrez, en las afueras de la morgue del Hospital “Roberto Calderón”.

Las autoridades del Distrito V de Policía “peinaron” la zona donde ocurrió el homicidio, pero hasta la hora de cierre de la presente edición, no habían  capturado a nadie