•  |
  •  |

El trailero que provocó la muerte de cinco trabajadores de una pollera el viernes anterior, en Grecia, no podrá salir del país y deberá firmar cada 15 días ante la Fiscalía.

El Juzgado Penal de la localidad acogió la solicitud de la Fiscalía de imponerle medidas cautelares al sospechoso. Además de las medidas no podrá acercarse a las víctimas ni a los testigos, ni amenazar, perturbar o agredir a los involucrados en este proceso. Dichas órdenes deberán respetarlas por los próximos seis meses.

El sujeto identificado como Renzo Barrantes Blanco era quien conducía el camión cisterna que derrapó y chocó contra un microbús en el que murieron cinco personas.

El Ministerio Público indagó al conductor el fin de semana y lo acusó de cinco delitos de homicidio culposo en perjuicio de Gerardo Esteban Rodríguez Sáenz, de 26 años; Norma Elena Espinoza Calero, de 25; Verónica Olivas Cruz y su hija Deisy María Romero Olivas (nicaragüenses las dos),  así como, a favor del conductor de la buseta, Natán Rojas Schrock, de 18 años.
 
Microbús sin póliza
La tragedia se dio el pasado 3 de junio, cerca de las 4:30 de la madrugada en Altos de Peralta, cuando las víctimas iban rumbo hacia su trabajo en la Pollera Codusa, ubicada en el poblado de Rincón de Arias.

Según los testigos del accidente, el trailero iba a gran velocidad y perdió el control al dar una vuelta que lo hizo derrapar e invadir el carril contrario.
En la escena fallecieron cuatro personas, una más en el hospital y resultaron gravemente heridos siete pasajeros más.

La alcoholemia practicada a Barrantes dio negativa, según lo confirmó ese mismo día el director de la policía de Tránsito, César Quirós.

El microbús involucrada en la tragedia no contaba con la póliza correspondiente, pues recién había sido alquilado  por el padre del conductor fallecido, ya que el de ellos se averió días atrás.

Los cuerpos de la madre y la hija fueron repatriados a Nicaragua el sábado anterior. El resto de los fallecidos fueron sepultados en el cantón de Grecia.