•  |
  •  |

Como en el caso de la muerte de Pablo José Urbina Escoto, de 23 años, no hay evidencias contundentes contra los acusados de cometer el crimen, las autoridades policiales se han declarado incompetentes para hacer más, mientras los familiares dolientes están en espera de que en este país se haga justicia.

Así, la señora Daniela Montoya se encuentra sumamente preocupada porque desde hace unos dos meses, la Policía Nacional no hace justicia por la muerte de su primo político.

“La Policía no nos atiende, no contesta el teléfono, y cada vez que llegamos, el fiscal que llevaba el caso --Dennis Maltés--, pone algún pretexto. Este, ya por último, regresó el expediente acusatorio porque supuestamente no había evidencias contundentes”, dijo la denunciante.

Aunque ya confesó, no hay pruebas
Mientras tanto, continúa en la impunidad el homicidio ocurrió en San Benito Agrícola, el 23 de abril, cuando Pablo José Urbina Escoto, de 23 años, salió como de costumbre a las 7:30 de la mañana a pastorear sus vacas. A eso de las 11:30 de la mañana, cuando se disponía a darle agua a los semovientes, se encontró con una banda de abigeos de la región, quienes procedieron a quitarle la vida de un balazo en la cabeza.

Francisco Javier Velásquez Espinoza, integrante de la banda y señalado de ser el perpetrador del asesinato de Urbina Escoto, confesó el hecho, y, a pesar de ello, aún no lo han puesto a la orden de un juez, por supuestas faltas de evidencia. El sujeto en estos momentos está detenido, pero no por la acusación del homicidio, sino por acusaciones de delitos menores interpuestos por otros ciudadanos, declaró Daniela Montoya.

Alegan investigación deficiente
EL NUEVO DIARIO consultó a la capitana Ana Almanza, jefa de auxilio judicial del Distrito VIII de Policía en Tipitapa, sobre los señalamientos de los familiares del joven Pablo José Urbina Escoto.

“Es cierto que la Fiscalía devolvió el expediente porque encontraron inconsistencias, se volvió a completar y se reenvió el 24 de mayo, no sé por qué no han iniciado la acción penal hasta el momento”, manifestó la capitana.

También se consultó a Kenia Jirón, jefa de la Fiscalía del Distrito VIII, quien manifestó que el trabajo policial aún carece de elementos suficientes para acusar.

“La investigación realizada por la Policía es deficiente, no hay elementos de peso que indique la responsabilidad para cada uno de los señalados, y si lo enviamos así al juzgado no van a admitir la acusación. No hay un testigo ocular que diga que vio a los acusados cometer el delito, todos los que existen señalan que escucharon sobre los hechos, otra cosa que no concuerda es la hora que señalan en la valoración del médico forense como probable de fallecimiento, con la hora que dicen los testigos haber visto al joven”, explicó la fiscal.