•  |
  •  |

Denuncian a abogado por homicidio
Róger Olivas / CHINANDEGA

De un disparo de arma corta en el pecho,  murió el técnico agrícola Fernando Antonio Martínez Caballero, de 24 años, a manos presuntamente del abogado Teodoro Antonio Laínez Rodríguez, de 58 años, quien es buscado por la Policía.

El homicidio sucedió a la 1:30 de la madrugada del lunes, en una calle del reparto “Miriam Tinoco”, confirmó el capitán Manuel Sequeira, vocero de la Policía departamental, quien aseguró que la víctima  se encontraba con sus  amigos tomando licor, y se produjo una reyerta con Adán José Laínez García, de 36 años, hijo de Laínez Rodríguez, quien después de  reclamar por la supuesta agresión contra  su vástago, mató a Martínez Caballero.

Pasajero-ratero perece a manos de policía-taxista
Heberto Jarquín / BILWI, RAAN

Por  asaltar a la víctima equivocada, perdió la vida el antisocial José Ángel Paiba Lacayo, quien recibió un disparo la noche del domingo en la ciudad caribeña de Bilwi, cuando escapaba junto a su compinche tras haber cometido un atraco en un taxi que era conducido por el agente policial José Ceferino Luther. La divulgadora policial de la RAAN, capitana Juana Lanzas, informó que Luther aprovecha sus ratos libres para taxear. La noche del percance regresaba de la comunidad de Lamlaya,  cuando se detuvo a recoger a dos pasajeros que resultaron ser asaltantes, que lo intimidaron con cuchillos y trataron de huir con una llanta de repuesto. El afectado los persiguió con el arma de reglamento que guardaba debajo del asiento, y disparó,  logrando impactar mortalmente a uno de los malhechores. Según Lanzas, Paiba tenía antecedentes delictivos, y el 22 y el 29 de mayo había cometido atracos contra taxistas.

Mata a uno porque lo hizo ver la luz
Tatiana Rothschuh / SAN CARLOS, RÍO SAN JUAN

Manuel Antonio Marín Ojeda, de 60 años, murió de un impacto de bala que le propinó   Lesther Espinoza Hernández,  de 25, porque  el hijo del primero le enfocó el rostro a este último, cuando caminaba sobre la oscuridad de la noche. El homicidio ocurrió el pasado viernes en la comarca El Guácimo, jurisdicción del municipio del Castillo, Río San Juan,  a eso de las 7:30 de la noche. La víctima  se dirigía hacia su casa de habitación en compañía de su hijo Felipe Antonio Marín, de 22 años. Padre e hijo estaban ebrios y en la vía pública se encontraron con Espinoza Hernández, quien también había ingerido licor y hacía disparos al aire.

Según la fuente policial, Felipe Antonio  enfocó la cara de Espinoza Hernández, quien le disparó al padre, falleciendo instantáneamente, porque según el médico forense,  la bala impactó en el cuadrante izquierdo debajo de la costilla,  perforando  la vena, lo que provocó una hemorragia interna.

El hechor se dio a la fuga  y la Policía Nacional procedió a la búsqueda del presunto autor, pero no lo encontraron.