•  |
  •  |

Benjamín Alfredo Mena Medrano, de 30 años, habitante del barrio El Riguero, fue detenido por la Policía Nacional la mañana de ayer, por el delito de posesión ilegal de arma y estelionato, porque supuestamente vendió varias veces un mismo vehículo.

En el allanamiento ordenado por la jueza Cuarto Distrito Penal de Audiencias, Martha Lorena Martínez, se ocupó la cantidad de 13,600 dólares distribuidos en 135 billetes de 100 dólares, tres de cinco, dos de 20, cinco de 10, uno de 50 córdobas y otro de diez córdobas.

También se le ocupó una pistola calibre 45 marca USA,  con el magazín vacío. El arma estaba  en el techo de la vivienda.

Además del dinero y del arma de fuego, le ocuparon diez seguros de vehículos y nueve circulaciones.

“El arma es 100% legal, tengo la carta de venta y las circulaciones de los  vehículos las tengo, porque soy dueño de un Autolote. El dinero lo conseguí ayer (el martes) por la venta de dos automotores, y tengo todos los papeles. A la hora del allanamiento se me perdió un celular Blackberry valorado en unos 600 dólares”, declaró Benjamín Mena.

Mena vivía del parque Bill Stewart, una cuadra al norte, una arriba, pero ahora está preso en la Estación Uno de Policía.

“Me la pusieron”
Por otro lado, la Policía informó que en el barrio “Carlos Reyna”, específicamente de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos, Enabás, dos cuadras abajo, ½ cuadra al norte, se allanó la vivienda de Moisés Abraham Saavedra Gutiérrez, de 20 años, por orden de la jueza Octavo Distrito Penal de Audiencia, Karla García Zepeda.

Saavedra fue detenido por la supuesta autoría del delito de tráfico interno de estupefacientes y por posesión ilegal de arma.

A Saavedra se le encontraron 442.2 gramos de marihuana que tenía encima de un exhibidor de gaseosas, y un arma de fuego Smith and Wesson, calibre nueve milímetros, sin documentos legales, que estaba “guardada” en la ducha del baño.

“Acepto que el arma es mía, es para defensa personal, porque tengo enemigos. Una vez intentaron matarme y no quiero quedar como “perro en la calle”, ya que trabajé para la Policía como informante, pero la marihuana me la pusieron”, dijo Moisés Saavedra.

Ambos casos ya fueron remitidos al Ministerio Público, informó el comisionado Pablo Mendoza Rugama, jefe de Auxilio Judicial del Distrito I de la Policía Nacional.