•  |
  •  |

Un  fuerte cerco policial se tendió en las afueras de una de las salas de los juzgados,  impidiendo el paso a los familiares del adolescente Jimmy Méndez Silva, quien pereció a manos de un agente policial hace un año.

Los oficiales protegían a su colega, Yáder Calvo Jarquín, quien en estado de ebriedad supuestamente protagonizó la balacera en donde murió el joven, y además cinco personas resultaron heridas.

Marcia Silva, madre del occiso,  fue desalojada por agentes policiales de la Sala de Juicios, lo que enardeció a sus acompañantes, quienes gritaban “¡por gente como ese oficial, es que la actuación y moral de la Policía está empañada, es un asesino!”.

Marcia Silva y las personas que la acompañaban, se abalanzaron enojadas contra los policías,  pero estos los retuvieron a empujones.