•   CHONTALES  |
  •  |
  •  |

De acuerdo a investigaciones de la Policía de Chontales y el Instituto de Medicina Legal de Managua, el niño de ocho años que inicialmente se  reportó como ahogado,  fue violado y  asesinado por su padrastro Anselmo José Rosales Romero, de 27 años, quien confesó los hechos.    

El segundo jefe de la Policía de Chontales, comisionado Julián Lumbí López, dijo que las investigaciones determinaron que el sospechoso inventó como coartada que el domingo se había ido con el pequeño a pescar en la poza “El Playón”,  del río Mayales, y que luego le dijo al pequeño que se fuera a la casa, porque él se iría a cortar leña.

Sin embargo la coartada  cayó, cuando el Instituto de Medicina Legal determinó que la causa de muerte del menor fue por ahogamiento intencionado, y antes había sido violado.
El “moclín” dijo en conferencia de prensa que abusó de su hijastro, y luego le tapó la boca para sumergirlo en el río, y  que “se le soltó accidentalmente” ya que las fuertes corrientes se lo habían llevado.

“A mí también me abusaron”

Asimismo, el  hombre confesó que abusó del pequeño,  porque eso mismo le pasó a él, cuando era niño.   

No obstante, el comisionado Lumbí señaló que las pesquisas confirman que el niño fue ahogado intencionalmente, y que cuando inspeccionaron el cuerpo hallaron residuos que prueban la violación.

Según Lumbí, el aberrado ahogó al niño porque lo amenazó con denunciarlo ante sus familiares.

Explicó también que de acuerdo a las investigaciones policiales, el niño era violado por su padrastro desde hace dos años.

El niño vivía en Isla “Redonda”, de Puerto Díaz,  con su mamá Martha Rosa López.
“En ese entonces, la mamá lo encontró abusando de su hijo y hubo una separación de 6 meses, pero luego Rosales convenció a la familia para que regresara con él”, detalló Lumbí, quien anunció que procederán contra la madre por su aparente complicidad.

Cómplice silencio
“En la entrevista Anselmo Rosales manifestó que ese mismo día, cuando llegó a la casa  le contó a la mamá que efectivamente había ultrajado al menor,  y que el niño  lo había amenazado con denunciar el hecho, y que  entonces la mujer le propinó un garrotazo”.

Por su parte, la abuela materna del niño,  Petrona del Carmen Martínez, pidió a las autoridades que le caiga todo el peso de la ley a Rosales Romero, pero no se pronunció en cuanto a  su hija.

“Yo no digo nada,  porque me duele todo lo que le está pasando, me imagino que ella no es normal, porque yo como madre no voy a dejar que un hombre me le pegue a mi hijo, para mí primero es él  y después un hombre”, apuntó.  

El menor fue velado el martes en la escuela “Che Guevara” de Juigalpa, donde cursaba el segundo grado, y fue sepultado el  miércoles en horas de la mañana.
La población juigalpina se encuentra consternada por lo sucedido con el pequeño.


Macabro parricidio en El Tortuguero

Jesús Salgado
BLUEFIELDS


José García Morales, de 18 años, es el presunto asesino de su pequeño hijastro,  Esneyder Arróliga, de 2 años,  quien falleció a causa de una golpiza.

Según la inspectora Lorena Rosales, vocera policial en el Atlántico Sur, tras conocer los hechos, la Policía exhumó los restos  para hacerle la autopsia que reveló que el niño tenía dos costillas quebradas, la mano derecha fracturada, moretones en todo el cuerpo y la piel desgarrada.

La madre del niño, una joven de 17 años, relató que el día de los hechos García Morales le dio una tremenda paliza al pequeño con un chilillo para adiestrar animales.

“Ese día, (viernes 17 de junio) íbamos a arrancar unas matas de yuca a la finca, pero a medio camino él me dijo que me regresara a buscar la bestia, pero yo le dije que no, porque es arisca y estoy embarazada, pero aún  así, me mandó”, apuntó.

“Al regresar lo encontré con el niño entre sus brazos, lo estaba soplando y me dijo que se había caído y desnucado”, agregó.

El menor falleció el 17 de junio y  lo enterraron al siguiente día.  El hecho se registró en la comunidad de Wawatigni, municipio de El Tortuguero, RAAS.

Posteriormente, la Policía detuvo al sujeto, quien fue remitido a Bluefields para que enfrente proceso judicial por parricidio.