•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Tras permanecer casi tres días en la Unidad de Cuidados Intensivos,  UCI,  del Hospital España, de Chinandega, el obrero Rigoberto Genaro Acosta Vásquez, de 42 años, originario de la comarca La Grecia, murió el viernes.

Acosta Vásquez, trabajador del Fondo de Mantenimiento Vial, Fomav,  resultó con lesiones graves tras caerle la rama de un centenario árbol de guanacaste.

El obrero regresaba a su vivienda junto con otros nueve compañeros de trabajo, quienes iban en la parte trasera de un camión.

El hecho ocurrió a las tres de la tarde del martes recién pasado, cuando un pequeño tornado arrancó el árbol que estaba a orilla de la Carretera Panamericana, frente a la vivienda del productor Mauricio Zacarías Batres, en la salida Chinandega-El Guasaule.

“Mi hijo estaba en recuperación, había movido las manos y los pies, pero luego una enfermera me confirmó su muerte.

Hace cinco años, Rigoberto también se salvó de la muerte, tras ser atropellado por un motociclista, pero en esa ocasión se recuperó en el hospital Antonio Lenín Fonseca, pero esta vez no corrió la misma suerte”, expresó Gloria Acosta.

Tenía 10 años de trabajar
Julio César Corrales Moreno lamentó la muerte de su amigo, quien tenía diez años de trabajar para el Fomav en la limpieza de maleza y alcantarillas a la orilla del tramo de la carretera Chichigalpa-Corinto.

Recordó que el día del accidente, había amenazas de lluvia, por lo que hicieron recorrido del personal.

Inesperadamente cayó el árbol, y una rama impactó en la parte trasera del automotor, dejando como resultado a cinco lesionados.

José Moreno Jiménez, de 56 años, Presidente de la Cooperativa Unidad, Vida y Esfuerzo quien trabaja para la empresa Meco Santa Fe en el mantenimiento de la vía  desde el kilómetro 118 hasta el 148 de la carretera Chinandega-Chichigalpa, aseguró que él iba al lado del chofer, y que este intentó esquivar la rama.

El árbol que cayó lesionó gravemente a Acosta Vásquez, y levemente a los trabajadores Juan Carlos Mendoza, Julio César Corrales, Henry Betanco y William Acosta. Otros cinco obreros resultaron ilesos.