•   JALAPA, NUEVA SEGOVIA Y CHONTALES  |
  •  |
  •  |

Los jóvenes Bryan Antonio Ventura Matamoros, de 21 años, y Carlos Alberto Ventura, de 19, oriundos de Ocotal, fallecieron la tarde de este domingo en el Hospital “Alfonso Moncada Guillén,” de Ocotal, a causa de las graves lesiones sufridas en un aparatoso vuelco del taxis que los llevaba a la cabecera departamental.

Según la información brindada por el comisionado Pablo Ardón, vocero policial en Nueva Segovia, el conductor del taxi Hyundai, blanco, placa 177, Armando Matamoros Cáceres, de 28 años, perdió el control de la dirección y se estrelló contra el muro de un cauce.

El auto quedó a unos 30 metros fuera de la calzada, evento en el que hubo dos muertos y  el taxista quedó herido.

¿Se los llevó el dios Baco?
En el interior del automóvil abollado encontraron latas de cerveza, lo que hace presumir a la Policía que  tanto el conductor como los pasajeros venían ingiriendo licor. “Lo que puede ser un factor que ocasionó el vuelco, además hubo exceso de velocidad, pero el dictamen médico será el que confirmará el grado de alcohol que tenían (en la sangre)”, añadió el jefe policial.

A las 04:30 de la madrugada del mismo domingo, el pastor evangélico Uriel Tercero Bucardo se precipitó con su camioneta placa ES 01195 al fondo del río Alalí, a la altura del kilómetro 252, jurisdicción de San Fernando. Junto a él viajaban  un adulto y dos menores.

Ardón dijo que el religioso venía de Jalapa donde  realizó un oficio,  y al llegar al punto fatídico se salió del puente.

El jefe policial indicó que los dos jovencitos resultaron ilesos y salieron a la vía a pedir auxilio, mientras Tercero Bucardo y la persona adulta quedaron golpeados en el fondo del río, pero una patrulla policial llegó a rescatarlos.

Borrachito muere atropellado
Por otro lado, un señor de 52 años que caminaba en estado de ebriedad por una de las calles de Acoyapa, murió trágicamente en un accidente de tránsito ocurrido en el barrio “La Cruz”, exactamente del puente “Monota”, 500 metros al norte.

La víctima fue Leopoldo Mendoza Hernández, quien fue atropellado por un vehículo cuyo conductor aún no ha sido  identificado, porque huyó.

Producto del accidente, Mendoza Hernández sufrió de  politraumatismo torácico, lo que le  causó la muerte.