•  |
  •  |

Los restos de  Colin Andrew Allin, de 40 años, fueron repatriados ayer por la mañana hacia Canadá, donde descansarán sus cenizas.
El pasado lunes 13 de junio, Allin  estaba viendo un juego de hockey en una computadora portátil, cuando fue sorprendido por dos sujetos que llegaron donde él vivía en el barrio “Larreynaga”.

Los delincuentes llegaron a bordo de una moto azul sin placa ni marca, y uno de ellos bajó y forcejeó con el extranjero para quitarle la laptop.

Carlos Bohannon, amigo e intérprete de los padres de Allin, dijo que la familia doliente lo único que pide es que las autoridades policiales de Nicaragua arresten a la persona que disparó contra el canadiense.

“Ellos (los padres de Allin) se van sin ningún odio, enamorados de Nicaragua, de las personas, pero piden que quienes sepan del paradero de los dos motociclistas  ayuden a su captura y así se haga justicia”, explicó Bohannon.

Colin Andrew Allin llegó al país a hacer trabajo social en beneficio de la niñez, principalmente, sin imaginar que la delincuencia frustraría su sueño.

“Se le acercó un sujeto de tez morena, de 1.65 de estatura, algo recio, cara redonda,  de aproximadamente 27 años, pómulos ensanchados, con un arma de fuego,  intimida a la víctima, se produce un forcejeo, pero la víctima entrega su computadora y una vez que el sujeto de identidad desconocida la tiene,  procede a realizarle un disparo que le impactó en el lado derecho  del tórax y el proyectil sale en la parte baja lumbar del lado derecho”, refiere en la denuncia un testigo del robo.

Una fuente informó que  aún no hay sospechosos identificados, pero se trabaja para capturar a una banda que se dedica a realizar atracos en moto, ya que posiblemente entre ellos está el homicida de Allin.