• Tegucigalpa |
  • |
  • |

El ex presidente hondureño Manuel Zelaya negó hoy haber violado leyes, al comentar el informe de una Comisión de la Verdad que le atribuyó corresponsabilidad en los hechos que condujeron al golpe de Estado que lo depuso en 2009.

"Yo jamás en la vida he violado leyes", dijo Zelaya, al comentar el informe que le achacó parte de la responsabilidad en el golpe por haber violado "varias leyes", lo que lo enfrentó con el Congreso y la Corte Suprema, que avalaron su derrocamiento.

"Yo no tengo ninguna demanda que se me haya hecho, ninguna citación (de un tribunal), entonces de qué se trata, cuál es la ley que yo violé, que me digan", expresó Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009.

La Comisión, que inició su labor en abril de 2010 con auspicio de la Organización de Estados Americanos, reprochó a Zelaya su "injerencia" en los demás poderes del Estado, y destacó en su informe que la crisis que derivó en el golpe comenzó "varios meses" antes estimulada por las disputas del presidente con el Congreso.

Sin embargo, la Comisión concluyó que Zelaya fue derrocado en un "golpe de Estado", desestimando la versión de los golpistas de que el mandatario había sido aparatado del poder mediante una "sucesión constitucional".

"Los que dieron el golpe dijeron que fue una sucesión presidencial, ahora estamos claros que fue un golpe, la Comisión de la Verdad lo viene a ratificar" en su informe, dijo Zelaya.

Destacó que la Comisión, nombrada por el actual presidente Porfirio Lobo, reconoció que los golpistas violaron los derechos humanos y que el régimen de Roberto Micheletti fue un "gobierno de facto".

Sin embargo, Zelaya, un liberal que dio un giro a la izquierda en su gobierno, no dijo si estaba satisfecho con el informe de la Comisión, encabezada por el ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein.

"No quiero calificarlo" al informe, dijo, aunque agregó: "considero que esto significa el cierre de un capítulo".

Zelaya, ahora líder de la oposición, regresó a Honduras el 28 de mayo luego de firmar días antes en Colombia un pacto de reconciliación con Lobo.