•  |
  •  |

La amenaza se hizo realidad y de dos impactos de bala, uno en el tórax y otro en la pantorrilla derecha,  perdió la vida Fernando José Cruz Sequeira, de 19 años, a las 7:00 de la noche del miércoles, del Guanacaste dos cuadras al este, en el barrio “Orontes Centeno”, en el municipio de Tipitapa.

A la hora de la tragedia, el muchacho regresaba de la empresa Hansae, ubicada en el Complejo de Zona franca en el kilómetro 45 de la Carretera Tipitapa-Masaya, donde laboraba.

Luisa Amanda Leiva Cruz explicó que desde hacía 15 días su primo comenzó a trabajar,  y ayer regresaba en una bicicleta en compañía de otro amigo cuando lo emboscaron para matarlo.

“Son los hijos de “La Negra Salazar”, ellos lo mandaron a amenazar el domingo, el muchacho que iba en la bicicleta con mi primo puede declarar, yo escuché las detonaciones y no me detuve por miedo, luego alguien me dijo que le habían disparado a Fernando y no supe si estaba vivo o muerto”, recordó Leiva Cruz.

Operativo de búsqueda y captura
Por su parte, los agentes de la Policía de la Octava Delegación realizaron ayer por la mañana varios operativos para capturar a los supuestos implicados en el homicidio de Cruz Sequeira.

En el barrio “Orontes Centeno” capturaron a José Luis Leiva Fajardo, de 58 años, y a José Alberto Cano Díaz, de 29. Los dos explicaron que no tenían nada que ver con el crimen ni con el ocultamiento del arma, porque al momento que se suscitaron los hechos estaban trabajando.

El otro que está retenido es José Gustavo Moya, de 24 años, a quien la Policía Nacional  arrestó en su centro de trabajo. “Yo no tengo nada que ver, ahora perdí mi trabajo, tengo un hijo que mantener”, apuntó. Hubo otros dos detenidos, pero se desconocen sus  identidades.

En la mira de pandilleros
La inspectora Johana Jiménez, jefa de Información y Análisis de la Octava Delegación, dijo que los detenidos serán investigados para determinar quién es el autor o los autores del crimen. De lo que no hay duda es del móvil: fue por rencillas.

Mientras tanto, en la vivienda de Cruz Sequeira, ubicada de los billares Mairena, tres cuadras al este, tres cuadras al sur, en el barrio “Orontes Centeno”, familiares y amigos esperaban la llegada de sus restos para la vela y hoy será el sepelio en el cementerio de Tipitapa.

Doña María Dolores Sequeira López afirmó que su hijo no se metía con nadie y que lo mataron por pura envidia, porque no era vago ni pandillero.

En tanto, Luisa Amanda Leiva Cruz explicó que lo único “malo” de su primo era hablarles a los chavalos de la cuadra, lo que al  parecer molestó a los miembros de “Los Batos Locos”, y por eso lo andaban en la mira.

Fernando José Cruz Sequeira, quien era el menor de tres hermanos,  era amante de los gallos.

Doña María Dolores Sequeira López expresó que espera que la Policía Nacional capture a todos los implicados en el crimen de su hijo.