•   Chinandega  |
  •  |
  •  |

Un total de 397 gramos de marihuana, listos para comercializar, fueron incautados por efectivos policiales a Flor de María Méndez Padilla, de 37 años; Eduardo Antonio Osejo Lagos, de 18,  y Carlos José Méndez Lozano, de 19, originarios del barrio “Carlos Fonseca”, del municipio fronterizo de Somotillo.

Los tres fueron presentados junto a la droga por miembros de la Dirección de Auxilio Judicial DAJ-Chinandega, que remitió el expediente del caso tipificado como tráfico de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas al juzgado de audiencias de este departamento.

Méndez Padilla confesó que desde hace ocho meses consume droga, que la  que le encontraron era para ese propósito, y eximió de responsabilidad a su hijo Carlos José y a su vecino Eduardo Antonio.

“Yo andaba dejando una leña en casa de doña Flor, no tengo que ver nada en este asunto”, expresó Osejo Lagos. Mientras Carlos José afirmó que no se mantiene en la casa de su progenitora.

La confesión
El subcomisionado Uriel Gutiérrez Ríos, portavoz de la Policía de Chinandega,  dijo que actuaron conforme a una orden de allanamiento, y Flor de María Méndez Padilla, al observar la presencia de los policías, trató de ocultar la droga, para no dejar evidencias.

Manifestó que idéntica actitud demostró Carlos José Méndez Lozano, quien tenía elaborados 17 cigarrillos de marihuana, los que según el vocero,  evidencia el tráfico de la droga. “Para consumo es demasiado, es la mitad de un óvulo de marihuana, además encontramos mil 800 córdobas, producto de la comercialización”, enfatizó.

Dijo que continúan en la lucha contra los expendios de droga en los trece municipios del departamento de Chinandega, para evitar que ese flagelo dañe a la juventud principalmente.