•  |
  •  |

Sin deseos de vivir estaba Julissa Castillo Leiva, de 39 años, tendida en el suelo, luego que ella misma se acuchillara cuatro veces  en el abdomen, pero como sentía que aún vivía, se daba golpes en la cabeza contra la pared y trataba de arrancarse la piel a mordiscos.

El hecho se registró a eso de las 3:00 de la tarde de ayer, de la Casa de Las Mangueras, en el Mercado Oriental, una cuadra abajo y una al norte.

Al parecer, Castillo Leiva ha intentado quitarse la vida antes, porque tiene múltiples cicatrices en los brazos y en el abdomen.

Ella es conocida en el Mercado Oriental como “La Gata” o “La Gringa”,  supuestamente es trabajadora sexual y se mantiene en el “Palo de Gato”, ubicado en el mismo centro de compras.

Estaba incontrolable
Al lugar donde se quiso suicidar, se hicieron presentes socorristas de la Cruz Roja y patrulleros del Complejo “Ajax Delgado”, de la Policía Nacional, para persuadir a “La Gata”, quien andaba bajo los efectos del licor y se negaba recibir los primeros auxilios. Luego  la trasladaron a un centro hospitalario.

“¡Déjenme morir! ¡No quiero, no quiero nada, solo morirme!”, gritaba Castillo Leiva, mientras forcejeaba con los socorristas y con los oficiales de Policía.

“Parece que discutió con el hombre que venía con ella, él se fue y de repente ella sacó el cuchillo de su bolso y se lo enterró”, dijo Karla Sánchez, testigo.