Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Prostitución a domicilio en “La Chureca”
Porque vulneró la libertad sexual de una niña de trece años para prostituirla a domicilio, quedó en prisión Marlene Barquero Vallecillo, de 31 años, quien fue acusada por corrupción de menores porque supuestamente mantuvo encerrada y “dopada” a la niña por espacio de dos meses, tiempo durante el cual la menor tuvo relaciones sexuales tres veces con Omar Antonio González, de 32 años, quien igualmente quedó arrestado por violación.

La fiscal Lucía Sandoval explicó durante la audiencia que el 23 de diciembre la niña fue interceptada en una calle de San Judas, por una pareja que se movilizaba en un carro blanco.

Estos le dijeron que su padre la estaba esperando adentro, luego la empujaron al interior del vehículo y se la llevaron a una casa que está cerca del comedor infantil del basurero municipal “La Chureca”, de Managua. Ahí, Barquero supuestamente recibió a la menor, la encerró en la vivienda, soltó los perros y le colocó varios vasos de pegamento cerca de la cama para mantenerla dormida.

El 31 de diciembre de 2007, el acusado llegó a la casa de Marlene para acordar el precio por la niña, la que supuestamente le iba a lavar la ropa, pero lo que en realidad ocurrió fue que el 4, 11 y 14 de enero de 2008, la menor fue abusada sexualmente por González, que la primera vez pagó 100 córdobas, luego 150 y la última vez simplemente ofreció su casa como pago por el tiempo de sexo que disfrutó.

El cinco de marzo, aprovechando que quedó sola en la casa de su captor, la menor huyó con la ayuda de Gerardo Ortega, quien le regaló 20 córdobas para que regresara a su casa. Dos dictámenes confirman la versión de la menor, uno establece que hubo acceso carnal y lesión síquica grave. La inicial del juicio será el 19 de marzo.

Casa por cárcel para asaltantes de la Western
Johnny Henry Aguirre, de 29 años, y Antolín Edilberto Hernández, de 23, “recuperaron” su libertad ayer, en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias, donde fueron acusados por la coautoría de robo con intimidación en perjuicio de la Western Union, representada por Norman Matus González. Según la acusación, el 10 de marzo los acusados y tres desconocidos más se presentaron a la sucursal Western Union-Claro, en la Colonia Centroamérica, donde supuestamente a punta de pistolas y puntapiés “redujeron” al supervisor Carlos Bravo, a Luis Fernando Baltodano, bodega, a Cecilia Romero, cajera, y Norman José Palma, vigilante, para llevarse consigo una computadora y una caja metálica con 4,176 dólares y 18,400 córdobas, luego huyeron del lugar en un taxi rojo, placas M08054.

La fiscal Zeyla Buitrago pidió prisión para los acusados, pero estos lograron por medio de sus abogados que les impusieran arresto domiciliar con custodias, retención migratoria en el país, y la obligación de presentarse tres veces a la semana al juzgado mientras se celebra la audiencia inicial del juicio este 20 de marzo.