•  |
  •  |

En extrañas circunstancias perdió la vida el menor de iniciales J.S.A., de nueve años pero con apariencia de un niño de tres, debido al alto grado de desnutrición. Su cuerpecito presentaba moretones en el rostro, heridas y llagas, por lo que agentes policiales del Distrito Tres investigan si están ante un caso de violencia intrafamiliar.

Aunque el menor pereció a eso de las 11:00 de la mañana del sábado y los vecinos dieron aviso a las autoridades, fue hasta a eso de las 3:00 de la tarde, que se enteraron del hecho.

El comisionado mayor José Emilio Rodríguez, jefe del Distrito III de Policía, manifestó que el “secretismo” que supuestamente muestran los padres de la víctima les da “mala espina”.

“Es sospechoso que la madre del menor, María José Gaitán Alemán, de 24 años, en lugar de dar aviso a las autoridades policiales, se fuera al centro de salud a pedir una hoja de defunción. El médico le dijo que se la daba si llegaba acompañada de la Policía y de Medicina Legal, por lo que  salió sofocada del centro asistencial, y después los vecinos nos pusieron al tanto”, señaló el alto mando.

¿Lo amarraban?
Al llegar los investigadores policiales a la vivienda del menor, ubicada en el barrio “El Recreo”, notaron que este tenía uno de sus ojitos inflamados, moretones en sus mejillas, heridas en su brazos y manos, y llagas desde el abdomen hasta las piernas, provocadas, según los vecinos, porque dejaban al menor con el pañales desechables por varios días.

Gaitán Alemán dijo a las autoridades policiales que su hijo era bien cuidado, pero tenía problemas de salud, y que al momento de su muerte lo dejó dormido en su cuna y cuando se percató ya había perecido.

Los agentes policiales decidieron detener a la mujer y al padrastro, Francisco Javier Palma, con quien tiene otros tres hijos, además se detuvo a otros dos familiares.

Los vecinos dijeron a la Policía que la pareja maltrataba al niño, e incluso lo amarraban para que no molestara.

Ante esto, el padrastro, quien fue liberado horas más tarde, dijo que el niño había nacido con epilepsia y con capacidades especiales.

“¿Usted cree que si hubiésemos hecho eso que dicen los vecinos, la Policía nos dejaría libres? La gente habla de más. El niño tuvo una muerte natural, él era enfermito desde que nació, yo andaba trabajando cuando me avisaron”, declaró Palma.

En enero de este año, una comisión del área de Trabajo Social del Ministerio de Salud, Minsa visitó a la familia, y en el informe manifestaron que la situación del menor era de riesgo.

La Policía del Distrito Tres está a la espera del dictamen del Instituto de Medicina Legal, que determinará cuáles fueron las causas exactas por la que murió el pequeño.