•  |
  •  |

Con la mitad del cuerpo enterrado quedó Steven Selva Molina, de 19 años, luego de que unos dos metros de tierra le cayeron encima cuando zanjeaba para instalar tuberías de aguas servidas dentro de una empresa privada.

El accidente laboral se registró a las diez de la mañana, del kilómetro once y medio de la Carretera Vieja a León,  dos kilómetros al norte, adonde llegaron dos unidades de rescate de la Cruz Roja y dos de la Dirección General de Bomberos, DGB.

El rescate duró unos 30 minutos. Según la subcomandante Victoria Morales,  de la DGB, todo se debió a la humedad de la tierra.

Paralizaron labores
“El joven quedó parcialmente soterrado, por lo que se le brindaron los  primeros auxilios, y por fortuna no tiene fracturas,  solo golpes,  por lo que fue trasladado a un centro hospitalario”, apuntó.

“Éramos cinco los obreros que estábamos zanjeando, cuando de repente se derrumbó un lado de las paredes de tierra y cayó encima de nosotros, nos ayudaron a salir, pero Selva Molina había quedado enterrado de los pies al pecho”, recordó Reynaldo Mendoza, de 49 años, tío del afectado.

Los obreros trabajan para una empresa subcontratada, que paralizó labores hasta que la tierra esté compactada.