•  |
  •  |

El cuerpo de José Ángel González Fargas, de 43 años, originario de Camoapa y habitante de El Ayote, quien pereció la noche del lunes 11 de julio, producto de un disparo de escopeta en el tórax y mano derecha, fue retirado del Instituto de Medicina Legal por su hermana,  Sandra Sonia González, de 37 años, la noche del martes.

Aún se desconoce cuál fue el móvil del crimen cometido por cuatro hombres, quienes armados de una  escopeta ingresaron a eso de la siete de la noche en la vivienda de unos amigos  del comerciante, quien estaba descansando del largo viaje, y esperaba que le repararan una camioneta en un taller ubicado de repuestos Burgos, cuatro cuadras al norte y media al oeste.

“Se está investigando, no sabemos si se trata de un robo, porque los habitantes de la casa (donde ocurrió el crimen) dicen que los delincuentes se le llevaron a la víctima una cámara digital y una fuerte cantidad de dinero en efectivo.

Tampoco se sabe si es otro el móvil, porque González Fargas se les corrió a los malhechores, y estos  lo  siguieron y lo remataron”, informó el teniente Róger Avilés, segundo jefe de la Oficina de Información y Análisis del Distrito Uno de Policía.

“No sé si el señor (González Fargas) los conocía, porque él estaba acostado en una hamaca cuando llegaron los cuatro sujetos a bordo de un carro verde, dos  bajaron y se quedaron con él en la sala, mientras los otros dos esperaban afuera.

Luego la víctima salió corriendo hacia la calle  y entró en un callejón  donde cayó, y ahí lo remataron los hombres, quienes todavía tuvieron  tiempo de registrar el ropero”, dijo uno de los testigos que pidió el anonimato por seguridad.