Ernesto García
  •   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • END

Dos muertos y 21 lesionados es el saldo fatal que dejó el vuelco de un camión cargado de predicadores de una iglesia evangélica de Jinotepe, Carazo, que se dirigía a la comunidad El Güiste, en esa misma localidad.

Las víctimas fatales son Milagros de los Ángeles López Narváez, de 44 años, y Giovanny Joaquín Chirino Leiva, de 38. López expiró de forma instantánea, en el lugar del percance, en tanto Chirino falleció horas después, en el Hospital “Lenín Fonseca”, en Managua.

El accidente aconteció a eso de las nueve de la mañana de ayer viernes, en el lugar conocido como Cuesta de Cascalojoche, cuando por “falta de pericia” el conductor Roberto Selva Cerda, de 55 años, no pudo retener el cambio.

“La causa del accidente es por falta de pericia del chofer, que metió de forma invertida los cambios, cuando bajaba la pendiente”, aseguró el jefe de la Policía en Jinotepe, comisionado Rodolfo Morales.

Al volcarse, el camión quedó a la orilla de la poza baja de la presa Cascalojoche, que tiene una profundidad aproximada de 20 metros.

Todas las víctimas del accidente son miembros de la iglesia El Líbano del Verbo, y se dirigían a una jornada de evangelización de dos días, en la comarca El Güiste, por lo que se transportaban en el camión Hyundai amarillo, placas CZ 3848, conducido por Selva Cerda, quien permanece en el mismo hospital capitalino, y será puesto a la orden del Ministerio Público, para que enfrente cargos por homicidio culposo y lesiones culposas.

Juan Francisco Espinoza Jiménez, marido de Milagros de los Ángeles, dijo que en el camión volcado habían hecho otros viajes a comunidades rurales de Jinotepe, sin hechos que lamentar hasta ayer.

En la casa de Chirino Leiva, en tanto, se vivieron momentos dramáticos, cuando a su hija, Jennifer, una niña de 12 años, le comunicaron de la muerte de su progenitor.

“¿Dónde está mi papá, quién me va a dar cariño? ¿por qué se tenía que morir mi padre?”, preguntaba a gritos la niña, a quien ni la presencia de su madre, quien también resultó lesionada, la consolaba.

Chirino, de oficio bartender, deja en la orfandad a tres menores, y su vela se realizó anoche en el barrio La Villa, ubicado en la periferia sur de Jinotepe, mientras el velorio de Milagros se efectuó en la comarca El Aguacate, al suroeste de la cabecera departamental.

De los 19 lesionados ingresados al Hospital Santiago, de Jinotepe, uno de los más graves es el joven Manuel de Jesús Cordero Campos, de 19 años, quien perdió la pierna izquierda.

En las afueras del hospital jinotepino, familiares y amigos de los accidentados permanecen a la espera de noticias de ellos.