•   Pasocaballos, Chinanadega  |
  •  |
  •  |

Dos jóvenes estudiantes del Liceo Agrícola, de esta ciudad, desaparecieron la tarde de ayer viernes, tras introducirse al tenebroso balneario de Pasocaballos, donde este año se han ahogado cuatro muchachos, incluyendo dos de Managua. Al cierre de nuestra edición, sus cuerpos no habían aparecido.

Al concluir las clases de primer año, Braulio José Silva, de 20 años, y Rodiver Guzmán Betancourt, de 18, el primero habitante del Aserrío dos cuadras y media al sur, en el barrio “Camilo Ortega”, y el segundo frente a la Colonia Santa Ana, en Chinandega, salieron a las once y media de la mañana del viernes, junto a un grupo de compañeros de estudio, a darse un chapuzón, con tan mala suerte que fueron arrastrados por las olas.

Luis Omar Estrada, socorrista de Corinto, relató a EL NUEVO DIARIO que a la una y media de la tarde recibieron una llamada de emergencia desde Pasocaballos, por lo que desde ese momento un grupo de socorristas y una lancha de la Fuerza Naval buscan a los dos jóvenes chinandeganos que a las cinco de la tarde de ayer no habían aparecido, por lo que sus familiares se mostraron angustiados, pero aferrados a un milagro.

“De acuerdo a versiones de varios testigos, los dos estudiantes se introdujeron de las piedras 150 metros hacia adentro, donde dos corrientes chocan y forman un remolino que los hala”, expresó el guardavidas.

Pastor Guzmán, padre de Rodiver, dijo que en la Cruz Roja de Chinandega le informaron que su hijo estaba desaparecido y no ahogado, por lo que a bordo de una motocicleta viajó hacia el balneario de Pasocaballos a conocer más detalles de parte de representantes de la benemérita institución.

Mientras tanto, Alfonso Silva Céspedes, tío de Braulio, dijo que miembros de la Cruz Roja suspendieron la búsqueda de su sobrino y esperan que el cuerpo flote hoy o mañana.

Luisa Céspedes Palma, abuela materna del muchacho, expresó que su nieto salió a las ocho de la mañana del viernes, rumbo al Liceo Agrícola, y junto a un grupo de compañeros de clases visitó el peligroso balneario.

Don Alfonso aseguró que Silvia Silva, madre de Braulio, labora desde hace dos años en España, y el padre de su sobrino tiene quince años de residir en los Estados Unidos de Norteamérica.