•  |
  •  |

Tratar de ocultar “el fruto” de una relación amorosa con Milton Javier Picado, de 21 años, ahora tiene en graves aprietos a Amanda Jarquín López, de la misma edad, porque al parecer dio a luz en su casa y ocultó a la bebé en el ropero.

El hecho se registró en Ciudad Sandino, donde las autoridades policiales investigan a la joven  por parricidio.

“Ninguno  de los familiares de la joven  tenía conocimiento de que ella estaba embarazada, porque se “fajaba”. A las tres de la mañana de ayer (el jueves) la muchacha levantó a su progenitora,  porque estaba sangrando y tenía fuertes dolores abdominales, la trasladaron al Hospital “Bertha Calderón”, ahí detectaron que se trataba de un aborto y nos avisaron”, dijo el capitán Carlos Espinoza, jefe de detectives del Distrito Diez de Policía.

Después, el cuerpo del bebé de unos siete meses de gestación fue encontrado por uno de los hermanos de Jarquín López.

“La progenitora de la joven llamó a su casa y dio la orden de buscar “algo raro” en la casa que relacionara a su hija con lo que dijeron los médicos, y su sorpresa fue cuando su hijo le dijo que en una de las gavetas del ropero encontró envuelto en una sábana el cuerpecito de una niña que todavía tenía el cordón umbilical”, refirió el jefe policial.

Dictamen la incrimina
La declaración que brindó Jarquín López a las autoridades policiales revela que hizo todo en un momento de desesperación y depresión, porque Picado le dio la espalda cuando ella le confesó que estaba embarazada, y sus padres le habían advertido que sí ella salía “con su domingo siete”, debía asumir las responsabilidades.

En la autopsia que realizaron los médicos forenses, determinaron que la pequeña nació con vida, y que el introducirla envuelta en una sábana a una gaveta provocó la asfixia, además, como no  ató  bien el cordón umbilical, la bebé se desangró. Por eso concluyeron  que el tipo de muerte es homicidio.

EL NUEVO DIARIO buscó la versión de la familia de la joven en Ciudad Sandino, pero en la casa solo estaba la empleada doméstica.
Jarquín López permanece hospitalizada en la Sala de Maternidad en el Hospital “Bertha Calderón”, donde hay policías que la custodian, porque  una vez que esté bien de salud, será enjuiciada por parricidio.