•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Un joven originario de Alajuela, Costa Rica, ayer fue encontrado sin vida en la acera de la casa de su excompañera de vida, por lo que la Policía investiga a fin de determinar la causa de su muerte.

El occiso fue identificado como  Wagner Francisco Corrales Cervantes, de 25 años, quien  trabajaba como mesero en el bar y restaurante  “Príncipe número cuatro”, localizado 500 metros al oeste del hospital de Rivas.

El joven salió del local a las dos de la madrugada del domingo, y se dirigió del portón del Instituto “Rosendo López” una cuadra al este y media al norte, donde habita su excompañera, Marian Ernestina Montealto Sánchez,  de 33 años.

De acuerdo con las investigaciones, bajo la lluvia el costarricense tocó la puerta de la casa, pero no obtuvo respuesta, y a la seis de la mañana, cuando la mujer abrió la puerta, observó al joven sentado sobre la acera, con la espalda sobre la pared, instante en el que se percató de que Corrales  Cervantes estaba muerto.

La forense descartó que el joven haya sido agredido por ladrones, porque aún tenía su reloj y su dinero.

No tenía golpes, pero en el cuello tenía señas similares a las causadas por una manila.
El segundo jefe de la Policía de Rivas, comisionado Javier Chávez, detalló que los resultados de la autopsia del Instituto de Medicina Legal serán determinantes para establecer si hubo o no mano criminal.