•  |
  •  |

De un impacto de bala en la parte trasera de la cabeza  fue ultimado Antonio Francisco Zeledón Castillo, de 27 años, la noche del jueves,  en el empalme San Benito, cuando viajaba en la tina de una camioneta con unos familiares.

Según la denuncia que interpuso Sergio Zeledón Castillo ante las autoridades del Distrito Ocho de Policía, ellos viajaban en una camioneta y al pasar por el empalme fueron  alcanzados por una lluvia de balas. Uno de los proyectiles “perdidos” hizo blanco en su hermano.

Aunque se desconoce quiénes son los que dispararon,  la Policía sospecha que Zeledón fue objeto de  viejas rencillas personales, porque el joven pertenece a la familia denominada “Los Palillones”, quienes han tenido diferencias con otras personas de su comunidad.

Sin embargo,  los familiares de la víctima aseguran que el fallecido no andaba en malos pasos,  ni  tenía antecedentes delictivos.

“Ellos venían de visitar a unos familiares en Darío y pasaron cenando en el empalme San Benito, luego dicen que se pusieron a jugar naipes,  surgió una discusión con unos sujetos y luego se armó la balacera, pero él (Zeledón Castillo) no era vago,  era comerciante y gallero”, dijo Elida Zeledón, su hermana.

Por este homicidio no existe ningún detenido y la Policía Nacional continúa las investigaciones.