•  |
  •  |

Aún se desconoce quién o quienes fueron los que acribillaron con ocho impactos de balas al contador público Rodolfo Hernández Ramírez, de 63 años, cuyo cuerpo dejaron abandonado del Hotel Ticomo, 400 metros al oeste, la noche del jueves.

El cuerpo fue encontrado a eso de las siete de la noche en una zona aislada y oscura. La víctima presentaba cuatro impactos de bala en el pecho, dos en el rostro y dos en las piernas.  Las hormigas ya empezaban a devorar el cadáver.

“No descartamos ninguna hipótesis, vamos en todas las direcciones, bien pudiera ser un robo de vehículo, pasada de cuentas, --porque él es contador--,  o tal vez (el crimen) tenga ribetes pasionales, eso lo iremos concretando o descartando cuando avancen las investigaciones”, dijo el comisionado mayor Emilio Rodríguez, jefe de la Estación Tres de Policía, quien se presentó a la escena del crimen.

Encuentran vehículo
La víctima tenía doce años de laborar para la empresa aseguradora ASSA y se desconoce si había recibido alguna amenaza  o si descubrió que alguien malversaba dinero ajeno.

"Primero se escucharon unos siete u ocho disparos, luego salió rápido un vehículo Atos blanco,  vidrios oscuros,  y al rato vimos a un motorizado con casco rojo, luego uno de los campesinos de la zona dio la alarma diciendo que una persona estaba muerta en el lugar”, dijo uno de los testigos con que cuenta la Policía.

A eso de las diez de la mañana de este viernes fue localizada la camioneta Nissan Frontier gris,  placa M 144053, propiedad de Hernández Ramírez, la cual estaba en el estacionamiento del supermercado que está ubicado en Plaza España,  a pocas cuadras de donde la víctima laboraba.

¿Lo secuestraron en parqueo?
“No sabemos si la víctima se fue con una persona conocida en otro vehículo, porque los asesinos no se expondrían a llevárselo a la fuerza,  debido a que (el parqueo) es un lugar muy concurrido”, dijo una fuente policial.

Al lugar donde estaba la camioneta de la víctima se hicieron presente peritos, detectives e investigadores del Distrito III de Policía y de Inteligencia Nacional, para recoger evidencias en el vehículo, pero se determinó que ninguna de las puertas  estaba violentada.

Los vigilantes del supermercado dijeron que el vehículo fue estacionado aproximadamente entre las cinco y seis de la tarde del jueves,  y lo reportaron como abandonado porque fue el único que amaneció ahí este viernes.