•   León  |
  •  |
  •  |

Comerciantes, compañeras y amigas de la asesinada Ledy Esmeralda Vanegas López, de 20 años, junto a los representantes de organizaciones feministas y de defensa de los derechos humanos, protestaron ayer en las afueras de los Juzgados de León en solidaridad con la familia doliente y en contra del supuesto parricida, Nelson José Morán Vargas, de 24 años.

La acusación contra Morán Vargas fue presentada este martes por la fiscal Fresia Hernández, miembro de la Unidad de Género del Ministerio Público, pero la jueza Cela Corrales González, titular del Juzgado Segundo de Distrito de Audiencia, programó la vista para hoy miércoles.

La víctima fue apuñalada por su cónyuge, Morán Vargas, el recién pasado viernes 29 de julio, en el reparto “Rubén Darío”.

Como era de esperarse, los familiares de la víctima se hicieron presentes al recinto judicial. “Yo lo que quiero es muerte, muerte, no pido nada, y que no me digan cárcel preventiva, no, no, no, yo no lo permito, porque le pido a todo el pueblo que me ayude, lo que yo quiero es que lo quemen vivo, que lo saquen a la calle para quemarlo en la plaza, eso es lo que pido”, clamó Eufemia Guadalupe López Benavídez, de 43 años, progenitora de la víctima.

¡Que investiguen a lenguas largas!
Explicó  que su hija tenía un año de estar separada de Morán Vargas. “Yo no quiero ni 10, ni 20, ni 40 años de cárcel para él, sino que lo quemen, porque me dejó dos criaturas. El día del crimen hasta violó a mi hija y después la asesinó”, agregó la adolorida madre, tras solicitar a las autoridades que investiguen a las personas que supuestamente afirmaron que su hija “se la pegaba a su cónyuge”.

La Fiscalía dice en la acusación que Vanegas no es la única víctima,  porque se comprobó que Morán obligó a dos menores  a presenciar el crimen, por lo que ahora están afectados psicológicamente.

Karen Barrera, asesora legal de Ixchen en León, dijo que este centro alternativo brinda acompañamiento al pequeño de 13 años y resto de familiares.

“El menor de 13 años fue testigo del crimen, él refiere que no quiere estar acá (en su casa), tampoco donde su  hermana, quiere que lo trasladen a algún albergue”, expresó Barrera, por lo que realizan las coordinaciones con el Ministerio de la Familia.

Según la funcionaria, el menor dice que recuerda todo lo que pasó, pero trata de no pensar en eso y mantener su mente ocupada, y no quiere que le pregunten nada.