• LEÓN |
  • |
  • |

Tres mapachines, de aproximadamente mes y medio de nacidos, fueron decomisados por la Policía en el mercado la Terminal de Buses, de León, este domingo en horas de la mañana, después de distintas denuncias de la población y de las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena.

Las autoridades policiales retuvieron a la comerciante Rosa María Núñez Morales, de 55 años, originaria del reparto “Carlos Núñez”, en el sector de Sutiaba, quien argumentó que ella compró los animalitos silvestres a un precio de 40 córdobas, y para ganarles un poco los ofrecía en 50 córdobas.

Además de vender animales silvestres, doña Rosa María se dedica a la comercialización de conchas negras, punches, garrobos y huevos de tortugas.

“Es una situación alarmante, la población debe contribuir a la preservación de las especies que están en peligro de extinción. No es posible que algunas personas se dediquen a la caza ilegal y otros se aprovechen de la venta de estos animales, todos somos culpables de atentar contra la fauna natural”, afirmó Yaniree Álvarez, delegada de Marena.

Por su lado, el capitán José Martín Zeledón, jefe de la delegación de la Terminal de Buses en León, manifestó que una serie de personas acuden a diario a los distintos mercados de la localidad a comercializar animales silvestres que por ley no pueden ser vendidos.

Según el oficial, a la señora Rosa María Núñez Morales se le hizo una advertencia para que evite caer en este delito. “Lo más probable es que se van a morir si no se les da un buen cuido, pero hemos realizado las debidas coordinaciones con la delegada de Marena para que se hagan cargo de la protección y resguardo de dichos animales”, dijo el jefe policial.