• |
  • |

Las autoridades del Distrito III de Policía tienen un detenido por la muerte del contador público, Rodolfo Hernández Ramírez, de 63 años, quien fue acribillado de ocho impactos de bala y abandonado en la comarca Ticomo, la noche del 28 de julio.

El detenido es Jimmy José Delgado Ramos, de 28 años, contador, quien laboraba en la misma oficina con la víctima.

Según la Policía, Delgado continuó llegando normalmente a su trabajo después del crimen, pero fue detenido.

Delgado Ramos dijo a las autoridades policiales que en el asesinato también participó su hermano, Joel Delgado Ramos, quien continúa prófugo y laboraba en una empresa que comercializa tanques de gas licuado. Este hombre fue el que presuntamente accionó el arma en contra de Hernández Ramírez.

Extraña coartada
La coartada de Jimmy Delgado atenta contra la imagen de Hernández Ramírez, quien convivió más de 40 años con su esposa y procreó dos hijas.

“Estamos investigando más a fondo lo declarado por Delgado Ramos, no nos convence lo que expresó, pero sí coincide con la hipótesis que manejábamos primeramente: que la víctima se había ido con alguien al que conocía y le tenía confianza en otro vehículo. El detenido también dijo que para despistarnos pretendían robarse la camioneta que estaba en el parqueo de un supermercado en Plaza España, pero no la pudieron encender, porque tenía “mañas” para arrancar y optaron por dejarla abandonada”, dijo una fuente policial ligada a las investigaciones.

La Policía tiene dos vehículos ocupados, uno propiedad de la empresa aseguradora para la cual trabajaba la víctima, en el que huyeron los hechores. Este automotor fue reconocido por los testigos que lo vieron salir de la escena del crimen. El otro automóvil es propiedad de la compañía para la cual laboraba el prófugo.