•  |
  •  |

Embriagarse, alterar el orden público e irrespetar a su madre, fue la forma que ayer escogió un joven para celebrar el regreso de la imagen de Santo Domingo, a la que acompañaba desde Managua con rumbo a la iglesia del mismo nombre en Las Sierritas, pero sus excesos los pagó caro, porque terminó herido y ahora guarda prisión en las celdas del Distrito Uno de Policía.

Autoridades policiales dijeron que José Leonidas García García, de 18 años, salió la mañana de ayer con su familia de su casa, ubicada en el barrio Cristo Rey, para celebrar el regreso del Santo, pero en la actividad religiosa se enfrentó a una persona no identificada que le propinó un “puyazo”.

“Al parecer, la confrontación no le sirvió de escarmiento al chavalo, porque luego se puso a ofender y a golpear a su madre. Ella pidió a una patrulla que lo detuviera y lo metieran tras las rejas. Así lo trajeron aquí a la delegación, pero vimos que estaba sangrando de la herida que ya traía, por lo que pedimos que paramédicos de la Cruz Roja vinieran a atenderlo”, aseveró un oficial de la cuarta delegación.

“Esto así es. Eso le ocurre a cualquiera, fue cualquier peluche (quién lo puyó)”, fueron las pocas palabras que balbuceó García, quien aún estaba en total estado de ebriedad. Una ambulancia de la Cruz Roja llegó al Distrito Policial para atenderlo, pero al ver la gravedad y profundidad de la herida, decidieron trasladarlo al Hospital “Manolo Morales”.