•  |
  •  |

Resentimiento, dolor, impotencia y hasta amenazas de muerte ha habido después que Xiomara Antonia Amador Araúz, de 49 años, recibiera tres machetazos por parte de su vecino,  Manuel Antonio Pavón López, quien continúa prófugo de la justicia.

Aunque el sospechoso tenía una identificación del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, no era trabajador de esa instancia, sino un subcontratista que enteraba impuestos de la renta, y por eso el Ministerio le entregó un carné con su número RUC.

El crimen de Amador Araúz  ocurrió el diez de agosto, cuando la dama regresaba de lavar en una casa vecina a la  del agresor, quien andaba bajo los efectos del alcohol y según testigos,  se enfureció por una broma que le hicieron dos sujetos a quienes persiguió  con el machete con el cual  atacó a la dama.

“Ese señor (Pavón López) es agresivo cuando anda borracho, dicen que con mi hermana son cinco las personas a las que ha matado”, dijo Yamileth Amador.

Era evangélico
“Eso no es cierto, él casi no toma, ese día mi marido  se había tomado una pastilla para la diabetes, al combinarla con el licor talvez pudo ocasionarle  esa violenta reacción”, ripostó Josefa López, esposa de Pavón López.

Denunció que los hijos de Amador Araúz los han amenazado. “Dicen que me van a matar para que mis hijos sientan lo que ellos están pasando ahorita, tengo miedo hasta de salir”, externó  Josefa López.

“Nosotros andábamos predicando la palabra de Dios,  porque somos Testigos de Jehová, cuando nos avisaron de la tragedia, todavía  no salimos de nuestro asombro,  porque él es conocedor de la palabra y  fue por 30 años pastor de una iglesia evangélica. Ahora solo esperamos dos cosas: que se entregue a la Policía o que se quite la vida”, dijo Manuel Pavón, hijo del denunciado por asesinato.

Manuel Pavón denunció a Eliot Ticay, hijo de la fallecida, por lesiones, porque el día del crimen  le pegó con un garrote en la espalda.